Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Mundo

Franceses toman posición en Kidal

MALI. El ejercito francés tomó posición en Kidal, último gran bastión de los grupos armados en el norte de Malí. En esas circunstancias ...

MALI. El ejercito francés tomó posición en Kidal, último gran bastión de los grupos armados en el norte de Malí. En esas circunstancias París instó a dialogar con la población de las zonas septentrionales del país y con los grupos que rechacen ‘el terrorismo’ para buscar una salida negociada al conflicto.

Tomamos el aeropuerto de Kidal en la noche (del martes)’, confirmó el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian. No obstante, los soldados franceses no ingresaron en la ciudad, ya que se los impidió ‘una tormenta de arena’, agregó Le Drian.

La llegada de los soldados franceses a Kidal se produce tras la reconquista, junto al ejército maliense y sin hallar gran resistencia, de las dos mayores ciudades del norte de Malí, Gao y Tombuctú, tomadas por los grupos armados islamistas en los últimos meses.

Kidal es el bastión de Ansar Dine (Defensores del Islam), dirigido por Iyad Ag Ghaly (ex rebelde tuareg). Se trata de un grupo islamista armado aliado de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI).

Sin embargo, un grupo escindido de Ansar Dine, el Movimiento Islámico de Azawad (MIA), afirmó hace poco que controlaba Kidal junto con los rebeldes tuaregs del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA).

SOLUCIÓN PACÍFICA

El 24 de enero, el MIA declaró que rechazaba el ‘terrorismo’ y abogó por una solución pacífica a la crisis.

‘Los franceses se reunieron con miembros del MNLA y también con el secretario general del MIA, Algabass Ag Intalla, así como con notables locales’, afirmó un miembro de la administración local.

Según una fuente de seguridad maliense, los principales responsables de los grupos islamistas se mantienen refugiados en las montañas al norte de Kidal, cerca de la frontera con Argelia.

Francia también instó a llevar a cabo ‘conversaciones con los representantes legítimos de la población del norte y los grupos armados no terroristas que reconocen al integridad de Malí’.

CIUDADES LIBERADAS

En lo que respecta a Tombuctú, donde testimonios indicaban que los islamistas habían destruido célebres manuscritos de varios siglos de antigüedad, expertos afirmaron que la mayoría de ellos se habían salvado.

La mayor parte de los manuscritos y libros antiguos se guardó en un lugar seguro antes de la llegada de los islamistas, declaró a la AFP el responsable de estas colecciones en la universidad sudafricana de Ciudad del Cabo.

‘Una gran mayoría se salvó. Realmente creo que más del 90%’, afirmó Shamil Jeppie, director del proyecto de conservación de los manuscritos de Tombuctú.

Un experto cultural malí, Ben Esayuti El Bukhari, coincidió en que la mayoría de los manuscritos no se encontraba en el edificio saqueado por los islamistas armados antes de su huida de esta ciudad mítica.

Por otra parte, frente al "riesgo de abusos" y de represalias, el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, se pronunció por un ‘rápido despliegue de observadores internacionales’, para vigilar el respeto de los derechos humanos.

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch ya se refirió el lunes a "riesgos elevados de tensiones interétnicas" en el norte, contra las minorías árabe y tuareg.