Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Mundo

Cardenales inician ‘diálogo franco’ y preparan votos

ROMA. En total 142 cardenales participaron ayer en el Vaticano en un clima de ‘diálogo franco’ a las llamadas ‘congregaciones’, las asam...

ROMA. En total 142 cardenales participaron ayer en el Vaticano en un clima de ‘diálogo franco’ a las llamadas ‘congregaciones’, las asambleas para preparar el cónclave e identificar al favorito para suceder a Benedicto XVI, el cual deberá asumir los retos de una Iglesia sacudida por escándalos y controversias internas.

‘Queremos saber lo que pasa en el Vaticano, en el conjunto de su organización central de la Iglesia que ha estado sacudida en estos tiempos’, declaró a la prensa el purpurado francés Philippe Barbarin, al término de la sesión de la mañana.

En esas reuniones claves para el futuro de la Iglesia pueden participar todos los cardenales del Colegio Cardenalicio, en total 207, tanto los electores, es decir con derecho a voto por tener menos de 80 años, así como los ancianos.

La mayoría de los purpurados electores, 103 de un total de 115, asistieron a la primera congregación.

Los cinco cardenales españoles con derecho a voto son considerados claves por sus estrechos lazos con los 19 latinoamericanos, ya que constituyen casi un solo bloque, con un poco más de un quinto de los votos del cónclave.

‘Están por llegar los cardenales que faltan, doce’, precisó el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Los cardenales deberán fijar la fecha del cónclave, pero ello será posible sólo con todos presentes.

AUSENCIA

La ausencia del cardenal británico Keith O’Brien, quien admitió haber tenido un ‘comportamiento sexual inapropiado’, pesa como una espada de Damocles en la jerarquía de la Iglesia católica.

Según el portavoz del Vaticano, todos los temas serán abordados por los cardenales, los cuales tienen la libertad de encarar los asuntos que estimen, precisó.

A Benedicto XVI, respetado teólogo, quien desde el jueves pasado se encuentra aislado del mundanal ruido en la residencia veraniega de Castel Gandolfo, a las afueras de Roma, le reprochan su incapacidad para reformar el gobierno central, acosado por las intrigas internas.

Para el cardenal español Carlo Amigo Vallejo, ‘Vatileaks es mucho ruido por nada, son simples problemas de organización’, dijo.

Los 142 cardenales juraron primero todos juntos y, posteriormente, cada uno personalmente con la mano sobre el Evangelio, respetar el silencio sobre la elección del Papa, pero no sobre los demás asuntos.

Los que faltan, lo irán haciendo a medida que vayan llegando. Esas reuniones permiten a los cardenales de todos los rincones del mundo conocerse personalmente.

Para 67 de ellos se trata del primer cónclave en el que participan.

Tanto vaticanistas como expertos en asuntos de religión consideran indispensable una descentralización del gobierno de la Iglesia, una reforma profunda que acabe con las ambiciones de carrera y de poder de numerosos curas.

Para Andrea Torniello, del diario La Stampa, los cardenales están divididos, entre aquellos enmarañados con el poder en la Curia Romana y los que trabajan codo a codo con las bases en todo el mundo.

Los cardenales, entre electores y mayores de 80 años, debatirán sobre el presente y futuro de la Iglesia, pero también sobre el perfil del nuevo Papa.