Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Mundo

Francisco contra la pederastia

ROMA. El nuevo pontífice tuvo un embarazoso encuentro ayer en la Basílica de Santa María la Mayor, donde reside el exarzobispo de Boston...

ROMA. El nuevo pontífice tuvo un embarazoso encuentro ayer en la Basílica de Santa María la Mayor, donde reside el exarzobispo de Boston acusado de haber encubierto a 250 curas pederastas. Tras su encuentro Bergoglio le dijo: ‘No quiero que frecuente esta basílica’, según informó el diario italiano Il Fatto Quotidiani. ¿Podría ser la prueba de que el papado de Francisco tendrá cero tolerancia contra la pederastia? Esa es la esperanza de muchos.

Por el momento el portavoz vaticano, Federico Lombardi, confirmó que el encuentro existió, pero no entró en más detalles.

CASOS DE ABUSO

En diciembre de 2002, el papa Juan Pablo II aceptó la renuncia de Bernard Law, cardenal de Boston, entonces de 71 años. Law era acusado de encubrir graves abusos sexuales cometidos por parte de sacerdotes de su diócesis, en una comunidad de más de dos millones de católicos.

En aquel momento Law estaba a punto de recibir una citación judicial en su país, pero se trasladó a Roma. Muchos consideraron que este traslado fue un movimiento del Vaticano para ofrecerle protección y para que no tuviera que sentarse a rendir cuentas de sus actos frente a los jueces de su país.

En 2004 el papa Juan Pablo II lo nombró arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor, cargo que ocupó hasta noviembre de 2011, cuando fue sustituido por el cardenal español Santos Abril y Castelló. A pesar de ello, Law sigue viviendo en la Basílica de Santa María la Mayor.

Hasta ahora el cardenal americano ha salido impune de sus encubrimientos y ha participado activamente de las grandes decisiones que se han tomado en el Vaticano en los últimos años.

Esto podría cambiar durante el papado de Francisco, que siempre estuvo en contra de encubrir esos casos y ahora tiene la intención de obligar a Law a entrar en un convento de clausura: una especie de aislamiento.

Lo importante es que quizás esta sea la prueba de que el papado de Francisco actuaría en contra de los sacerdotes pederastas.

Desde antes de su llegada se han desatado peticiones en todo el mundo de un cambio de rumbo de la Iglesia católica, marcada por escándalos, acusaciones de corrupción financiera y de encubrimiento de abusos sexuales a menores.

En Irlanda, la Alianza Victims Support Group pidió que al Papa ‘obligue a rendir cuentas’ a los responsables de abusos, mientras que en EEUU una víctima de abusos sexuales quiere llevar a juicio al estadounidense Roger Mahony.

ENTRONIZACIÓN

Mientras tanto, el Vaticano está afinando los preparativos para la gran misa de entronización de Francisco, el próximo martes en la Basílica de San Pedro.

Francisco pidió a sus compatriotas que se abstuvieran de ir a Roma, ‘un viaje largo y caro’, y que destinen el dinero a ayudar a los pobres. Pero los argentinos ya han agotado los pasajes de avión para asistir a la ceremonia de entronización de su compatriota.

Además, la misa —a la que no asistirá el papa emérito Benedicto XVI— reunirá en la basílica a dirigentes de todo el mundo, entre ellos los jefes de Estado de Argentina, Brasil y México, así como el heredero de la Corona española.