Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Mundo

El polo opuesto de Ahmadinejad

PANAMÁ. La elección del nuevo presidente de Irán, Hassan Rohani, puede marcar un antes y un después. En su discurso en la Asamblea Gener...

PANAMÁ. La elección del nuevo presidente de Irán, Hassan Rohani, puede marcar un antes y un después. En su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mandatario iraní insistió en que Irán quiere la paz y no la guerra.

Rohani parece mostrar un acercamiento a Occidente, ya que ultimamente tuvo buenos gestos e incluso se llegó a hablar de una reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Sin embargo, en una entrevista para CNN, Rohani indicó que no hubo suficiente tiempo para organizar ese encuentro, pero que en otras circunstancias podría haberse dado.

No obstante, el líder iraní valora las buenas intenciones de los Estados Unidos y declaró para la misma cadena que ‘el hielo comenzaba a romperse entre Washington y Teherán porque el ambiente cambia por la voluntad del pueblo iraní de instaurar nuevas relaciones’.

DIFERENCIAS CON AHMADINEJAD

El programa nuclear iraní es uno de los dolores de cabeza de Occidente. Sin embargo, las aproximaciones del expresidente, Mahmud Ahmadinejad y del actual, Hassan Rohani, marcan una diferencia notable. Mientras que Ahmadinejad siempre hablaba de enfrentamiento, Rohani apostó por la diplomacia.

El actual mandatario da pequeños pasos de acercamiento a los Estados Unidos, algo que para Ahmadinejad era inconcebible. Es más, el expresidente nunca pronunció las palabras ‘Washington’, ‘Estados Unidos’ u ‘Obama’, por ejemplo.

Por otro lado, Hasan Rohani, condenó durante su entrevista con la CNN, los crímenes de los nazis contra los judíos, al contrario que su predecesor Mahmud Ahmadinejad, quien negó que haya ocurrido el holocausto y predicaba la desaparición de Israel, algo que generó un repudio extremo en la comunidad judía.

’Todo crimen contra la humanidad, incluidos los crímenes cometidos por los nazis contra los judíos, es reprensible y condenable’, declaró Rohani a CNN. ’Matar a un ser humano es despreciable. No hay diferencia si se trata de un cristiano, un judío o un musulmán. Para nosotros, es la misma cosa’, manifestó.

‘Eso no quiere decir que porque los nazis hayan cometido crímenes contra un grupo, ese grupo deba confiscar el territorio de otro grupo y ocuparlo. Ese es también un acto que debe ser condenado’, declaró.

Por tanto, el saber estar, el uso de un lenguaje más diplomático, el acercamiento a Occidente y la insistencia en la paz pueden conducir a un diálogo más sensato con Occidente respecto a la ‘migraña’ que supone el programa nuclear.