Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Mundo

Tailandia, en manos del Ejército, tras el golpe de Estado

El jefe del Ejército explicó que el golpe era necesario para restaurar el orden

Tailandia, en manos del Ejército, tras el golpe de Estado
.

El ejército tailandés dio ayer un golpe de Estado, decretó el toque de queda y suspendió la mayoría de las libertades individuales, después de siete meses de crisis política y de manifestaciones.

Los militares ordenaron al primer ministro derrocado, Niwattumrong Boonsongpaisan, y a su gobierno ‘presentarse’ ante el nuevo régimen, que ha tomado el nombre de Consejo Nacional para el Mantenimiento de la Paz y del Orden.

También exigieron a los manifestantes de ambos bandos, que ocupaban diferentes lugares de Bangkok, que volviesen a casa y prohibieron toda concentración de más de 5 personas. Por su parte, los manifestantes empezaron a obedecer al final de la tarde.

El nuevo Consejo suspendió también la Constitución, pero decidió conservar el Senado para poder ‘dirigir el país sin sobresaltos’.

Tres días después de decretar la ley marcial, destinada según el ejército a forzar el diálogo con los actores civiles de la crisis política, el poderoso jefe del Ejército de Tierra, el general Prayut Chan-O-Chan asumió todo el poder y explicó en la televisión que el golpe de Estado era necesario ‘para que el país volviese a la normalidad’.

Este general destacó la violencia en el país, que dejó 28 muertos desde el comienzo de la crisis, a finales del año pasado.

‘Todos los tailandeses deben mantener la calma y los funcionarios públicos deben continuar trabajando como de costumbre’, agregó.

TOQUE DE QUEDA

Al poco tiempo, el jefe del ejército anunció el toque de queda en todo el país entre las 22H00 y las 05H00 locales (15H00-22H00 GMT).

Todas las televisiones y radios tuvieron también que interrumpir su programación y emitir los boletines del nuevo régimen militar. ‘Para dar informaciones exactas a la población, todas las radios y televisiones deben suspender su programación’, leyó un portavoz del ejército en la televisión nacional, que ya cortó la emisión y que no muestra más que fotos de militares sobre fondo blanco.

REACCIONES

La comunidad internacional ha mostrado su preocupación ante el caos en el país asiático y ha condenado el golpe de Estado.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, pidió la vuelta inmediata de la democracia y el respeto a los derechos humanos y las libertades civiles.

Kerry señaló que ‘no hay justificación para este golpe de Estado’ y sin duda, ‘tendrá implicaciones negativas en la relación bilateral. ‘Se están revisando los acuerdos de defensa y otro tipo de asistencia, según las leyes estadounidenses’, manifestó.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, pidió la restauración de la democracia y dijo sentirse ‘extremadamente preocupado’ por el golpe de Estado militar. ‘El Reino Unido urge la restauración del gobierno civil, que fue democráticamente electo, sirve a los intereses del pueblo y cumple con sus obligaciones con los derechos humanos’. Hague reclamó ‘un rápido y claro calendario para unas elecciones que restablezcan el marco democrático de gobierno’.

En Francia, el presidente François Hollande también condenó el golpe y en España, el Gobierno desaconsejó a sus nacionales viajar al país asiático.