Temas Especiales

30 de May de 2020

Mundo

Veteranos y líderes mundiales celebran 70 años del ‘Día D’

Los veteranos que sobrevivieron al ‘día más largo de la historia’ acudieron a Normandía para festejar el 70 aniversario

Veteranos y líderes mundiales celebran 70 años del ‘Día D’
Un veterano británico contempla la ceremonia en la playa de Arromanches-les-Bains.

Atrás quedaron el rugido de las bombas, la zozobra del mar y el derramamiento de sangre. Setenta años más tarde, las soleadas y calmadas playas de Normandía sirvieron de escenario para la conmemoración del aniversario del Día D, el día de 1944 que marcó el comienzo del fin para los nazis.

No quedan muchos de los 150,000 soldados aliados que ese día desembarcaron en las playas de Normandía. La mayoría han fallecido y los demás ya son mayores de 90 años. Sin embargo, algunos de los veteranos participaron en las ceremonias, parados con orgullo frente al presidente Barack Obama, el presidente francés Francois Hollande y otros líderes mundiales.

Los ancianos veteranos de guerra dieron el saludo militar, aunque algunos tuvieron dificultad en permanecer de pie. Miles de espectadores les aplaudieron. ‘Gracias por haber estado aquí en el verano del 44, y gracias por estar aquí nuevamente hoy, el 6 de junio del 2014’, le dijo Hollande a los veteranos y a los dignatarios. ‘La gratitud de Francia no se extinguirá nunca’, manifestó.

Poco antes, rindió homenaje a los soldados estadounidenses enterrados en Normandía. ‘íVive l’Amerique! íVive la France! Y viva la memoria de los que aquí cayeron para defender la libertad’, gritó.

Por su parte, Obama habló en la Playa Omaha, a la que calificó de ‘la cabeza de playa de la democracia’. ‘Los principios de Estados Unidos, nuestro compromiso con la libertad, la igualdad, la dignidad de todo ser humano, están escritos en sangre aquí en estas playas, y lo seguirán estando eternamente’, expresó Obama.

‘COMO VOLVER A CASA’

Ken Godfrey, de 89 años de edad, originario de Derbyshire, en Gran Bretaña, enfrentó con orgullo casi dos kilómetros de caminata por una carretera en pleno sol hasta el cementerio británico de Bayeux.

Sin aminorar, pese a las subidas y bajadas del camino, pasa junto a cientos de curiosos que lo aplauden, gritándole ‘gracias’ en francés y en inglés.

Godfrey sonríe y saluda y luego aplaude él también, antes de besar con galantería la mano de una mujer. Godfrey no desembarcó el 6 de junio, sino unos días después para unirse a la línea del frente.’Entre los alemanes y nosotros, no había nadie’, cuenta a la AFP .

‘Me vuelvo a ver chapaleando penosamente en el mar, con agua hasta el pecho’, agrega. ’No me gusta hablar de los combates. Si la gente me pregunta, sólo digo que fueron momentos aterradores. Pero tengo la suerte de haber sobrevivido’, dice.

En Hermanville-sur-Mer, ante su primera ministra Erna Solberg, siete veteranos noruegos, a los que les cuesta caminar, se levantan aclamados de su silla de ruedas para pisar una vez más la playa.

Algunos de ellos necesitan ayuda, otros lo logran solos, con uno o dos bastones. ’Es maravilloso para un anciano de 91 años, es como volver a casa’, dice el australiano Bob Cowper. En la noche del 5 de junio y la madrugada del 6, sobrevoló el norte de Francia en un bombardero, buscando aparatos enemigos, con el fin de proteger a las tropas terrestres, tal como hizo durante las 10 noches siguientes.

‘Derribamos muchos bombarderos y todos los que derribamos eran grandes que llevaban bombas radiocontroladas, por eso pienso que nuestra contribución fue positiva’, afirma Cowper a la AFP.

‘Vimos la progresión durante el día. El mar estaba cubierto de barcos y los aviones rugían en el cielo’, agrega.

La invasión del Día D cambió el rumbo de la Segunda Guerra Mundial, resquebrajando el frente occidental de Hitler mientras las fuerzas soviéticas avanzaban por el este. El Día D inició la batalla de Normandía, que duró una semana, que a la postre llevó a los aliados a París, a la que liberaron de la ocupación nazi. escanea el código para ver los vídeos y fotos laestrella.com.pa