Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Mundo

España ya no es la misma

Está golpeada con la crisis y se muestra atenta a todos los eventos que puedan agravar la confianza en el sistema que los rige

España tiene desde hace poco un nuevo rey, pero sigue con los mismos problemas. El rey Felipe VI no es responsable de ninguno de ellos; sin embargo, se halla en el centro de la polémica. Lo que cada vez está más claro es que España alcanza su madurez institucional, democrática y política ante el dilema que representa a la Monarquía española el caso Noos, donde se ha imputado a la infanta Cristina, hermana del rey, y a otros 15 imputados, por haberse beneficiado de las actividades ilícitas del duque de Palma, su marido.

Lo importante del caso en estos momentos es el respeto de la sociedad española a las reglas del juego donde la justicia, la monarquía y el gobierno respetan sus roles y sus espacios. Ahora sólo queda esperar que el procedimiento judicial siga su curso hasta el final.

No obstante, España ya no es la misma, está golpeada con la crisis y se muestra atenta a todos los eventos que puedan agravar la confianza en el sistema que los rige.

Todos estos eventos, inclusive las presiones por un referéndum, están ocurriendo en medio de una crisis que ha empujado a un sector de la población española a los umbrales de la pobreza y un desempleo juvenil insostenible.

Muchos analistas escépticos consideran que se ha colocado al país en un punto sin retorno. Eso ocurre mientras el gobierno de Mariano Rajoy aplicaba una política de austeridad y recortes, rescataba a la banca con 41 mil 300 millones de euros, y, además, para evitar la quiebra de la empresa de autopista, la auxiliaba con 3 mil 900 millones.

El informe de Cáritas, el de la Fundación Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada (FOESSA) , entre otros, no por conocidos dejan de ser espeluznantes: un millón y medio de hogares españoles padecen de pobreza.

No hay duda de que esta es la España que en las calles españolas seguirá atenta al proceso contra la infanta Cristina y su marido, que no estuvieron en los actos de proclamación del rey Felipe VI, pues España ya no es la misma.