17 de Sep de 2021

Mundo

Poroshenko denuncia el despliegue de tropas rusas

El presidente ucraniano acusó a Rusia de una invasión militar en el territorio ucraniano

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, denunció ayer ‘el despliegue de tropas rusas en Ucrania’, motivo por el que propuso sendas reuniones urgentes del Consejo de Seguridad de la ONU y del Consejo de la Unión Europea.

‘El mundo debe hacer una valoración sobre el repentino agravamiento de la situación en Ucrania’, dijo Poroshenko, quien convocó una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa del país.

El líder ucraniano también decidió cancelar su visita a Turquía debido al recrudecimiento de los combates en la región de Donetsk, principal plaza fuerte de los rebeldes prorrusos. ‘El lugar del presidente está ahora en Kiev’, señaló, citado por la oficina de prensa de la Presidencia ucraniana.

Poco antes, el primer ministro, Arseni Yatseniuk, denunció que Rusia había incrementado sustancialmente su presencia militar en Ucrania. Yatseniuk vinculó directamente el despliegue de tropas rusas con la exitosa contraofensiva lanzada en los últimos dos días por los separatistas prorrusos en el este del país y la detención, hace dos días, de diez soldados rusos en territorio ucraniano. ‘Hay que congelar los activos y los recursos financieros (de Moscú) hasta que Rusia saque a sus fuerzas armadas y armamento del territorio de Ucrania’, reclamó.

Por su parte, la Organización del Atlántico Norte (OTAN) también aseguró que hay más de 1,000 soldados rusos operando dentro de Ucrania. De hecho, los embajadores de este organismo se reunirán hoy para analizar la situación, según informaron a Efe fuentes diplomáticas. A esta reunión le seguirá otra de la Comisión OTAN-Ucrania, a petición del embajador de Ucrania, Ihor Dolhov, explicaron las fuentes.

Por último, el embajador de Ucrania ante la Unión Europea (UE), Konstantín Yeliséyev, aseguró que ‘la solidaridad debe ser absoluta e incuestionable, debe materializarse en decididas e importante sanciones y un amplio apoyo técnico y militar a Ucrania con el fin de parar al agresor’.

SANCIONES CONTRA MOSCÚ

La canciller alemana, Angela Merkel abrió la posibilidad de que la UE discuta sobre nuevas sanciones contra Rusia. ‘Hemos hecho saber claramente, desde el mes de marzo, que podrían ser consideradas nuevas sanciones en caso de que haya una nueva escalada del conflicto ucraniano’, declaró Merkel.

En la misma línea, el primer ministro británico, David Cameron, expresó su ‘extrema preocupación ante las crecientes evidencias de la invasión rusa y volvió a avisar a Moscú de que sus acciones tendrán consecuencias. En un comunicado, el premier conservador británico avisó al Gobierno de Vladimir Putin de que es preciso encontrar una ‘solución política a esta crisis y que, si no lo hace, sin duda habrá más consecuencias’.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon subrayó que la comunidad internacional no puede permitir que haya una ‘escalada de la situación ni que continúen la violencia y la destrucción del conflicto originado por el este de Ucrania’.

RUSIA ES ‘INOCENTE’

El Ministerio de Defensa de Rusia negó la presencia de sus unidades militares.

‘La información no tiene nada que ver con la realidad’, aseguró el general Ígor Konashenkov, el portavoz castrense, citado por las agencias locales. Es más, el general ruso tachó de ‘farol’ la información divulgada. Reconoció que la mayoría de las unidades rusas participan actualmente en maniobras tácticas lejos de sus habituales bases de emplazamiento, pero calificó esa situación de ‘normal’ para cualquier Ejército.

SE INTENSIFICAN LOS COMBATES

Los combates entre los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania se han recrudecido desde la cumbre del martes en Minsk, en la que Poroshenko se reunió por vez primera sin intermediarios con el líder ruso, Vladímir Putin.

El mando militar ucraniano reconoció ayer que ha perdido el control sobre la ciudad de Novoazovsk (mar de Azov), localidad muy cercana a Rusia y a Mariúpol, la segunda ciudad más importante de la región de Donetsk. Según la prensa, los rebeldes prorrusos intentan abrir un tercer frente en el este de Ucrania que se suma a los de Donetsk y Lugansk.