Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Mundo

¿Independencia? ‘No, gracias’

"...la consulta escocesa fue pactada con el gobierno británico, era legal y ampliamente consensuada con todas las fuerzas políticas..."

El impacto del resultado del referéndum escocés no ha terminado. En el Reino Unido el discurso oficial le está dando un nuevo y polémico giro a los resultados. El primer ministro británico, David Cameron, quien tan solo dos días antes de la consulta independentista había prometido apresuradamente que ampliaría la autonomía escocesa, ha dicho ahora que las reformas autonómicas también se harán extensivas a Irlanda, Inglaterra y Gales. Esta nueva posición de Cameron supone una suma de complejidades políticas y legales y aleja aún más el espejismo autonómico escocés.

El primer ministro escocés, Alex Salmond, quien lideraba el derrotado ‘Sí’ y anunció que dimitirá a su cargo, dijo esta semana, en una declaración a Reuters , que ‘los escoceses fueron engañados’. Salmond se refería a los agregados post-referéndum del gobierno británico que, como han dicho líderes laboristas, saben que se enfrentarán a un largo camino de disputas políticas en todo el Reino Unido.

En otras naciones replican también el referéndum escocés. El presidente de la Generalitat de Cataluña (España), Arturo Más, no se desanima ante el ‘No’ de los escoceses y presiona políticamente al gobierno de Mariano Rajoy al que emplaza reclamando ‘la misma oportunidad de Escocia’.

Aún está por verse si la puedan realizar, aunque la consulta catalana no será igual a la de Escocia.

Mientras en el Reino Unido la consulta escocesa fue pactada con el gobierno británico, era legal y ampliamente consensuada con todas las fuerzas políticas, en España, en cambio, la consulta catalana está fuera del marco constitucional, se agita en la ilegalidad, pues, tal como explican expertos constitucionales, invade competencias del Estado español, el único que debe aprobar los referéndums autonómicos. Queda la insurrección jurídica.