21 de Feb de 2020

Mundo

El Pentágono presiona a la Casa Blanca

La capital norteamericana es el escenario del fuerte pulseo entre los que presionan por una mayor intervención terrestre de EE.UU.

La eficacia de los bombardeos aéreos de Estados Unidos contra posiciones yihadistas en Irak y Siria se han convertido en la prueba de fuego de la estrategia contra los extremistas del Estado Islámico (EI), iniciada por el presidente Barack Obama en Oriente Medio. La estrategia fue duramente cuestionada esta semana por Leon Panetta, ex secretario de Defensa de EE.UU. y ex director de la CIA. Las críticas de Panetta expresan la posición de los sectores militares duros que consideran los ataques aéreos una estrategia parcial e insuficiente. Las declaraciones de Panetta evidencian la escalada de presiones de los ‘halcones de la guerra’ para mantener y reforzar militarmente la hegemonía norteamericana en el planeta.

Panetta dijo que ‘la Casa Blanca debería mantener sobre la mesa la opción de enviar tropas estadounidenses a Irak y Siria’. Precisamente el presidente Barack Obama ha reiterado en diversas ocasiones que no está contemplado el envío de tropas a las zonas en conflicto. ¿De qué depende que el mandatario estadounidense pueda resistir las presiones de los poderosos sectores militares? Para Panetta es cuestión de tiempo cuando dijo ‘El envío de tropas de EE.UU. para enfrentar el Estado Islámico es inevitable’.

Un testimonio de la furiosa carrera que los militares estadounidenses han emprendido contra la estrategia de Obama en las diversas zonas de conflictos en Oriente Medio lo constituye el informe elaborado por el Pentágono, el cual se dio a conocer esta semana en Washington, ‘Concepto de Operación del Ejército’ (Army Operating Concept). El revelador documento expone la ‘visión’ militar sobre las intervenciones futuras del Ejército de EE.UU. en todas las zonas potenciales de guerra, informó el portal Infowars.

La capital norteamericana es el escenario del fuerte pulseo entre los que presionan por una mayor intervención terrestre de EE.UU. en Irak y Siria, y, por otro lado, el presidente Barack Obama que ha optado por una intervención gradual, aérea y revestida de ‘legalidad’ con una simbólica coalición internacional. El ‘gobierno invisible’ de EE.UU. (Pentágono y CIA) ha mostrado el músculo esta semana en Washington.