22 de Feb de 2020

Mundo

Guatemala pide declarar a Centroamérica "vulnerable" al cambio climático

Fuentes Soria dijo que Guatemala se plantea llegar a una reducción de emisión de gases 'no condicionada' del 11,2 %

Guatemala pide declarar a Centroamérica
El presidente francés, François Hollande (izda), saluda al vicepresidente de Guatemala Juan Alfonso Fuentes Soria, a su llegada a la cumbre sobre cambio climático COP21 que se celebra en Le Bourget, cerca de París, Francia.

El vicepresidente de Guatemala, Juan Alfonso Fuentes Soria, pidió hoy en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), que se celebra en París, declarar a la región de Centroamérica "vulnerable" ante este fenómeno.

Fuentes Soria solicitó que se reconozca "al Istmo Centroamericano como una región sensible y vulnerable, que sufre una carga anormal y desproporcionada de los efectos adversos del cambio climático", informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en una declaración pública.

Durante el foro de líderes, el vicepresidente expuso la situación actual de Guatemala, un país con una contribución mínima en la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), pero que es particularmente vulnerable a los efectos adversos del cambio climático debido a su ubicación geográfica y a su gran biodiversidad.

No obstante, Fuentes Soria dijo que Guatemala se plantea llegar a una reducción de emisión de gases "no condicionada" del 11,2 por ciento, y a una meta "condicionada más ambiciosa del 22,6 por ciento para el año 2020".

"Esta última siendo condicionada a un mayor apoyo técnico y financiero, algo fundamental para lograr un acuerdo robusto y duradero", proclamó.

Finalmente, el vicepresidente hizo un llamado a la comunidad internacional para alcanzar un acuerdo global sobre el cambio climático, "legalmente vinculante y de aplicación universal, basado en sus respectivas capacidades y responsabilidades".

La COP21, que celebró su día fuerte este lunes con la intervención de cerca de 150 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, debe alcanzar un acuerdo para sustituir al protocolo de Kioto, que se adoptó en 1997.

Este nuevo consenso marcará la hoja de ruta en la lucha contra el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero.