Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Mundo

¿Los ciudadanos podemos?

Dos nuevas fuerzas políticas responden a la necesidad de una renovación

Ante el panorama de las elección que se celebran hoy en España, la pregunta no es retórica y tampoco debe serlo la repuesta. Todas las encuestas señalan que la contienda que se libra hoy acabará con el tradicional bipartidismo que hasta ahora manejaban con cierto equilibrio el gobernante Partido Popular, heredero natural del cada vez más lejano franquismo, y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ahora principal fuerza de oposición, que en el camino ha ido renegando, una a una, de las principales señas de identidad de su propio nombre: su ‘izquierda' es moderada y su representación laboral ha quedado muy en entredicho.

Se han abierto camino dos fuerzas emergentes que responden, desde los dos sectores tradicionalmente enfrentados en la historia política española -izquierda h derecha- a la necesidad de una renovación: ‘Ciudadanos', un grupo que nació hace diez años en Cataluña, con vocación española, y ‘Podemos', de más reciente data, nutrido de intelectuales y progresistas de todas las generaciones, que apuestan por recoger la voz de los muchos indignados que ha dejado la crisis europea, sus recortes y el desencanto de la renuncia forzada al estado del bienestar por el que apostó Europa tras la segunda gran guerra.

Pase lo que pase hoy, la pregunta, entonces, es si podrá España gobernar para todos sus ciudadanos con un Parlamento fragmentado como el que se pronostica. Sin bloques mayoritarios previstos, las verdaderas ‘elecciones' se gestarán cuando se conozcan las listas más votadas y se vislumbren las posibles alianzas.

Ni Mariano Rajoy, actual presidente del gobierno, ni Pedro Sánchez, líder de la oposición, marcan bien en las encuestas y cualquiera necesitará compañero de baile para ganar la investidura en un sistema electoral que no es presidencialista, sino de bloque. Si todo va bien, el partido más votado hace gobierno con el primero de su lista, pero si no hay claro ganador, las alianzas pueden alterar la cabeza del gobierno. Por lo pronto, solo Ciudadanos ha dicho que sólo votará por la fórmula que presida su líder. Y Podemos ha adelantado algunos pactos con el PSOE. El proceso podría durar meses e incluso desencadenar una nueva convocatoria a elecciones. El Gobierno se prepara para una más que probable larga etapa en funciones. Los pactos postelectorales se presentan inevitables y la coalición triunfante puede que sea una sorpresa para los ciudadanos, juego de palabras aparte...

PERIODISTA