Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Mundo

Gobierno y oposición siria ven díficil el alto al fuego

El presidente de Siria, Bashar al Asad, dice estar decidido a continuar con la guerra contra los grupos insurgentes

Gobierno y oposición siria ven díficil el alto al fuego 
Gobierno y oposición siria ven díficil el alto al fuego

Estados Unidos y Rusia acordaron el jueves por la noche una ‘suspensión de las hostilidades' en Siria en el plazo de una semana para relanzar el proceso de paz y frenar el éxodo de civiles. No obstante, tanto la oposición como el régimen sirio estan en contra del acuerdo.

El vicepresidente de la opositora Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), George Sabra, señaló ayer que la oposición siria rechaza hablar de un alto el fuego hasta que no haya primero un diálogo y una transición política en el país árabe.

‘El alto al fuego debe estar vinculado al proceso de negociaciones y a una transición política, no puede venir antes', dijo el vicepresidente de la CSN a la agencia Efe .

Por otro lado, el presidente de Siria, Bashar al Asad, dijo estar decisido proseguir la guerra contra los grupos insurgentes durante el tiempo que haga falta hasta retomar el control de toda el país, en una entrevista con la AFP .

‘Desde el inicio de la crisis, creímos firmemente en las negociaciones y en la acción política. Sin embargo, negociar no significa detener la guerra contra el terrorismo. Los dos aspectos son indispensables en Siria (...) El primero es independiente del segundo', aseveró Al Asad.

Fue distinto el caso del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal grupo de la oposición política tolerado por el régimen sirio. El grupo opinó que el alto el fuego acordado por EE.UU. y Rusia en Siria es ‘necesario' para hallar una solución política al conflicto.

Por su parte, las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza kurdo-árabe que lucha contra el Estado Islámico (EI) y recibe apoyo militar de Washington, consideraron que no les afectará el alto el fuego porque solo luchan contra los yihadistas.

El acuerdo de cese de hostilidades firmado en Múnich podría ser la primera etapa en el camino del fin de este conflicto que desde marzo de 2011 causó la muerte de más de 260 mil personas.

Los 17 países integrantes de ese grupo acordaron también intensificar en los próximos días la ayuda humanitaria hacia las ciudades asediadas por el régimen de Damasco, los rebeldes o el grupo Estado Islámico (EI), por vía terrestre o aérea.

Las Naciones Unidas (ONU) celebró el acuerdo logrado entre los 17 paísesy anunció que trabaja en un plan para facilitar la entrada inmediata de ayuda a las localidades sitiadas.

Un portavoz de la organización, Stéphane Dujarric, subrayó la importancia de que los miembros de ese grupo -en el que participan, entre otros, Turquía, Irán y Arabia Saudí- utilicen su influencia sobre las partes para presionar en favor de ese cese de la violencia.

La tregua acordada en Múnich excluye a los grupos yihadistas como el EI y el Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaida, y por ende el bombardeo de esos grupos. ‘Continuaremos combatiéndolos, al igual que la coalición dirigida por Estados Unidos', destacó el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, insistió en que hasta el momento ‘Rusia ha bombardeado ante todo a los grupos opositores y no al EI', lo que dificulta las negociaciones.

La coalición dirigida por Estados Unidos lleva a cabo desde 2014 ataques aéreos contra el EI, sobre todo en el este del país. Los rusos bombardean por su parte en todo el territorio, particularmente en el oeste del país, en apoyo directo al gobierno sirio.