Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Mundo

Fuertes y continuas lluvias causan estragos en Francia

El gobierno francés declaró ayer el estado de emergencia por las inundaciones que provocaron al menos dos muertos

Las inundaciones provocadas por lluvias torrenciales prolongadas han dejado al menos dos muertos en Francia, en donde se declaró el estado de emergencia y miles de personas han sido evacuadas.

En una declaración, el Ministerio del Interior de Francia dijo que un hombre de 74 años de edad que montaba a caballo murió luego de ser arrastrado por las aguas en Evry-Gregy-sur-Yerre, al sur de París.

De acuerdo con el diario Le Parisien , el hombre había intentado cruzar un campo inundado. El miércoles por la noche, una mujer de 86 años de edad fue encontrada muerta en su casa en un suburbio al suroeste de París.

La ministra de Ecología de Francia, Segolene Royal, dijo a la televisión estatal France 2 que teme que se encuentren más víctimas cuando las aguas empiecen a bajar en las regiones afectadas.

‘Lo que será aún más doloroso para las familias que perdieron su vivienda, los empresarios que perdieron su negocio, los empleados que serán despedidos es que las aguas retrocederán con mucha lentitud. Se requerirán varias semanas', agregó.

Los parisinos están en alerta máxima debido a que se espera que el río Sena alcance hoy por la noche los 6.50 metros, dijo Royal, quien agregó que este nivel se ubicará de todos modos por debajo del nivel que constituiría un peligro para los habitantes.

El río alcanzó los 8.60 metros en 1910 cuando miles de parisinos tuvieron que huir de las áreas inundadas de la ciudad. Una crecida continua del río podría conducir a la evacuación de los residentes del oeste de París, dijo el ministerio.

Debido al gran riesgo de las inundaciones, el Museo del Louvre cerró el jueves antes de lo habitual y hoy permanecerá cerrado.

En la ribera del Sena, el Museo de Orsay puso en marcha su plan de emergencia y canceló las actividades hasta el 7 de junio.

Varios de los muelles que bordean el Sena estaban ayer cubiertos por las aguas. En la orilla del río, las aguas acarrearon cubos de basura y piezas de madera.

Cerca del puerto de los Campos Elíseos, una gran rata empapada se refugiaba entre la basura. Un poco más lejos, una pasarela temporal se construyó urgentemente para permitir el acceso a las típicas embarcaciones que surcan el Sena, los "bateaux mouches"

De acuerdo con datos del Ministerio del Interior, 20 mil personas han sido evacuadas por las inundaciones en la región de Ile-de-France.

El presidente francés Francois Hollande declaró el estado de emergencia en las áreas más afectadas y prometió dinero a las autoridades locales para enfrentar los daños.

OTRAS INUNDACIONES

No es la primera vez que el río Sena se crece hasta causar inundaciones, pérdidas económicas y vidas humanas. No obstante, el récord de crecidas, hasta ahora databa de 1910, en lo que pasó a la historia como la mayor catástrofe natural del siglo XX en París.

En aquella ocasión el río inundó durante días la capital y otras localidades cercanas y el desbordamiento dejó cinco muertos. Las fotografías de la época muestran calles inundadas, barcas bordeando las estaciones de tren o grandes jardines transformados en lagos.

En la periferia, el agua invadió fábricas y almacenes cercanos al río. De la noche a la mañana, miles de trabajadores se encontraron sin ingresos.

La madera almacenada en los muelles se fue río abajo, y los habitantes trataban de pescar los troncos al vuelo.

El verano de 1909 había sido lluvioso. El otoño y el invierno lo fueron todavía más: lluvia y nieve hasta el 31 de diciembre, tormentas más violentas a partir del 9 de enero.

El 20 de enero de 1910 se prohibió la navegación a los marineros. Al día siguiente, el Sena superó los cuatro metros en la capital, casi un metro por encima de la cota de alerta (3.20 m).

El 28 de enero, el río alcanzó su máximo histórico: 8.62 metros.

En el centro de la capital, la crecida actual sigue lejos de estos niveles. La referencia, la estatua del zuavo del puente del Alma, tenía este viernes el agua a la altura de la cadera.

En 1910, le llegó hasta los hombros.

Ochenta kilómetros más al sur en cambio, la ciudad de Nemours, cortada en dos por el agua el miércoles, vio superar la cota histórica de 4.25 metros registrada hace 116 años.

Aparte de su tamaño, la inundación de 1910 fue también insólita por su duración.

El 30 de enero el agua rozó el cuello de la estatua del puente parisino, pero hubo que esperar hasta el 15 de marzo para que el Sena recuperase su cauce, y unas semanas más para que la vida volviese a la normalidad en París.

La reapertura de las líneas de metro tuvo lugar en abril.

Los barrios al borde del río se habían llenado de agua, hubo que trasladar a los animales del Jardín de Plantas, operación en la que una jirafa, mascota de los parisinos, perdió la vida.

El agua desbordó las alcantarillas. Los sótanos del Palacio Bourbon, sede de la Asamblea Nacional, se inundaron. Hasta los barrios alejados del Sena, como el bulevar Haussmann o la estación de Saint-Lazare, también se vieron afectados.

Más de 14 mil edificios se vieron afectados en toda la capital, con daños equivalentes a $430 millones de dólares al valor actual.