03 de Dic de 2021

Mundo

India y Pakistán, 70 años de independencia y guerra

En cinco semanas los británicos dividieron la India colonial en dos países, tras esa decisión han pasado más de siete décadas de conflicto entre indios y pakistaníes

India y Pakistán, 70 años de independencia y guerra
Desde la independencia, los ejércitos de ambos países mantienen una ‘guerra fría' localizada.

Wagah es un puesto fronterizo en la larga y conflictiva frontera indo-pakistaní.

Dividida artificialmente por los británicos el 17 de agosto de 1947, durante la independencia de Pakistán y la India, la ciudad vive todas las tardes, sin excepción, la ceremonia del cierre de la frontera.

Soldados de ambos países marchan uno frente al otro, golpean el suelo con los pies, exclaman agresivas ‘expresiones nacionalistas' para luego, al unísono, bajar las banderas de sus dos naciones y cerrar una vez más la puerta del puesto fronterizo.

Para 1947, en la India dominada por el Reino Unido, habitaban unos 400 millones de personas, de las cuales por lo menos 100 millones eran musulmanas.

Un acto folklórico y marcial a la vez que encierra más de setenta años de enormes tensiones entre las dos potencias emergentes.

India y Pakistán han estado enfrentados en al menos tres guerras abiertas en las más de siete décadas de relaciones, con miles de muertos en matanzas religiosas, invasiones mutuas y choques permanentes en los 2,900 kilómetros de límite común.

Solo en julio pasado, medios internacionales reportaron como se elevaban las tensiones nuevamente, por el aniversario de la muerte de Burhan Muzaffar Wani a manos de fuerzas indias.

Muzaffar era un líder separatista de la disputada región de Cachemira, uno de los principales polvorines del conflicto indo-pakistaní y que llevó casi inmediatamente a la primera guerra tras consumarse la independencia en 1947.

DECISIÓN COLONIAL

El origen de la disputa histórica tiene como inicio la dominación británica y la posterior partición de la India colonial, en la llamada línea Radcliffe, explica el pakistaní Murtaza Shibli, columnista del diario The Guardian .

Por orden de Lord Mounbatten, último virrey de India, el abogado británico Cyril Radcliffe -cuyo apellido lleva la malograda división-, en cinco semanas definió la frontera de los nuevos Estados.

Para 1947, en la India controlada por el Reino Unido, habitaban unos 400 millones de personas, de las cuales por lo menos unos cien millones eran musulmanas.

Los líderes indios rechazaron la partición por razones religiosas, mientras que en Pakistán, aunque estaban de acuerdo con la creación de un Estado para los musulmanes producto de persecusiones sufridas al ser minoría, tampoco estuvieron satisfechos con la decisión. Los británicos salieron de la llamada ‘Joya de la Corona', dejando un conflicto que aún hoy no termina.

DESASTRE NUCLEAR

Las preocupación por las violaciones a los derechos humanos durante el conflicto son tan antiguas como el enfrentamiento mismo. Recientemente, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU hizo un llamado a Islamabad y Nueva Delhi sobre esto.

Sin embargo las preocupaciones de una parte de la comunidad internacional no se enmarcan nada más en la defensa de principios elementales que sufren la poblaciones, sino también el peligro que representa para la seguridad global, que ambas naciones sean poseedoras de armas nucleares, listas para ser utilizadas en caso de estallar una conflagración como fechas anteriores, como han manifestado sus respectivos gobiernos.

Ante un conflicto no resuelto que involucra armas de destrucción masiva, los profesores Alan Robock y Brian Toon, en un artículo para la revista Scientific American , llamaron la atención sobre los peligros de una ‘guerra nuclear local' señalando que aunque las preocupaciones se centren hoy en la relación ‘EE.UU. - Rusia', es en frontera indo-pakistaní donde podría romperse el equilibrio nuclear.