Temas Especiales

04 de Feb de 2023

Mundo

La FAO: la malnutrición es un problema "técnicamente fácil" de resolver

Un experto de la FAO se muestra convencido de que es posible encarar los problemas de inseguridad alimentaria y nutricional

La FAO: la malnutrición es un problema
El sobrepeso afecta al 7 por ciento de los niños menores de cinco años en América Latina.

Combatir la inseguridad alimentaria y la malnutrición requiere de un enfoque social y político, pero "hay esperanza" de lograr esta meta porque "técnicamente no son problemas difíciles de resolver", asegura un experto que dirige un programa conjunto de la Unión Europea y la división de Alimentación y Agricultura de la ONU (FAO).

Se trata de Karel Callens, gerente del Programa Impacto, Resiliencia, Sostenibilidad y Transformación de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (FIRST) y líder adjunto del programa estratégico "Eliminar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición".

En un salón del Centro de Formación de la Cooperación Española, en la colonial ciudad de La Antigua, Callens se aparta unos minutos del taller FIRST para cinco socios latinoamericanos (Colombia, Cuba, Honduras, Surinam y Guatemala) del programa que tiene presencia en 34 países "urgentes" y 60 en total para ofrecer una entrevista a Acan-Efe.

El experto se muestra convencido de que es posible encarar los problemas de inseguridad alimentaria y nutricional "con alianzas de socios y partes interesadas" para trabajar de forma conjunta con iniciativas "dirigidas a grupos específicos", con políticas "exclusivas".

Ese es el trabajo, reflexiona, para el que la UE y la FAO constituyeron el Programa FIRST: ser un "catalítico" para "ayudar a los gobiernos a hacer e implementar políticas públicas y a movilizar sus propios recursos o recursos de la cooperación externa (como los de la UE u otras agencias) y revisar que los fondos e inversiones se implementen efectivamente en las políticas o planes nacionales de combate al hambre y a la malnutrición".

El Programa, establecido desde mediados de 2015, trabaja en 32 países, además del territorio de Gaza y en la región de África Occidental, manejando en cada país "asuntos específicos", como la tenencia de la tierra, la protección social, la inversión en agricultura, los mecanismos de "gobernanza" para la seguridad alimentaria y la malnutrición (como es el caso en Guatemala), además de "dominios" como la pesca en la región occidental del África.

Callens menciona que se han esforzado en crear "el ambiente propicio para el desarrollo de la economía local y para hacer incidencia en todas las partes interesadas que son no solo el Gobierno y el Congreso, sino el sector privado, las autoridades locales, los mismos productores y los consumidores, para que en realidad haya un impacto en la economía".

El cuello de botella más grande para FIRST, aunque Callens prefiere llamarlo "reto y desafío", es "el tiempo": la apuesta es "lograr avances y cumplir con nuestras metas en una corta cantidad de años".

Además de las contrapartes de la FAO en cada país donde trabajan y de los gobiernos en los que buscan incidir, FIRST también cuenta con otros socios clave que son "importantes en el trabajo de crear políticas o llevarlas a la práctica", como la organización OASP con la que trabajan en el África Occidental -sobre pesca y seguridad alimentaria- y el Centro Internacional de Investigación para Políticas Alimentarias (IFPRI).

El gerente de FIRST confía en que los métodos de incidencia y cooperación multilateral logren resolver una encrucijada mundial, a pesar de ser consciente de que el sobrepeso afecta al 7 por ciento de los niños menores de cinco años y de que el 20 por ciento de los adultos en 24 países de América Latina son obesos.

No se olvida tampoco de la crisis creciente del hambre, que en 2017 en la región subió de 40 a 42,5 millones de personas.

Por eso es "fundamental" crear "el ambiente favorable y hacer el rastreo de los recursos, saber a dónde van y con quién, que todo ese trabajo, velando por la transparencia, ayude también a los Gobiernos a hacer mejor las inversiones y de esa forma ir reduciendo las posibilidades de corrupción", concluye.

El taller del Programa FIRST continuará este martes y concluirá el miércoles con la esperanza de encontrar, en los ejemplos de cada integrante, respuestas para "seguir contribuyendo" al combate de la malnutrición.