La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Winnie Mandela, activista y ‘madre de Sudáfrica'

La segunda esposa del exlíder sudafricano Nelson Madela fallece dejando un legado de activismo y luchas, sin estar exento de controversias

Winnie Madikizela-Mandela murió por problemas de diabetes.

La política y activista Winnie Madikizela-Mandela, fallecida a los 81 años, es considerada una de las grandes líderes femeninas de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica y su compromiso, paralelo al de su exmarido Nelson Mandela, la llevó a ser conocida como ‘madre de la nación'.

Winnie padecía diabetes y según su familia, estuvo yendo y viniendo del hospital a causa de ‘una larga enfermedad' que finalmente acabó con su vida.

LOGROS

Winnie Mandela nunca ejerció como primera dama, en cambio fue electa diputada

Se convirtió en la primera trabajadora social negra en el hospital Baragwanath, el tercer centro sanitario más grande del mundo.

En Johannesburgo conoció a Nelson Mandela y en 1957 se convirtió en su segunda esposa.

Pese a no haber estado exenta de controversias, hasta el final de su vida se mantuvo como una de las figuras de referencia del Congreso Nacional Africano (CNA), el movimiento gobernante en Sudáfrica desde que la victoria presidencial de su exmarido inauguró la etapa democrática en el país en 1994.

Madikizela-Mandela nació en la localidad de Bizana, en 1936, en el seno de una familia xhosa (una de las grandes etnias de Sudáfrica), de padres profesores.

Se mudó a Johannesburgo para estudiar trabajo social y más tarde se convirtió en la primera trabajadora social negra en el hospital Baragwanath, el tercer centro sanitario más grande del mundo.

En esta ciudad también conocería a Nelson Mandela, ya convertido en una de las grandes figuras de la lucha contra el ‘apartheid'.

Pese a los casi veinte años que los separaban, en 1957 se convirtió en la segunda esposa del más tarde Nobel de la Paz, con el que tuvo dos hijos y quien la describía como una mujer de admirable fortaleza e ideales.

Su activismo se desarrolló en paralelo al de su marido, al que esperó durante los casi treinta años que este pasó en la cárcel.

Las duras condiciones en las que tuvo que criar a su familia y los ataques por parte del aparato represor del Estado, que veía en ella un blanco fácil para hacer daño a Mandela, no le impidieron convertirse en una de las figuras femeninas clave de la lucha por la liberación.

A pesar de que seguían casados cuando Mandela juró el cargo de presidente en 1994, Madikizela-Mandela nunca fue primera dama.

En los comicios de 1994, Winnie fue elegida diputada, un cargo que desempeñó hasta su muerte.

No obstante, la ‘madre de la nación' también estuvo ligada a numerosos escándalos. El más sonado fue el que implicó a sus guardaespaldas en 1988 en el secuestro y apaleamiento de cuatro jóvenes negros de Soweto.

También fue acusada de malversación de fondos del CNA y por no declarar donativos que había recaudado.