La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Palestinos mantienen protesta pese a represión israelí

La llamada Gran Marcha del Retorno, una campaña lanzada en Gaza por todas las facciones, encabezadas por la islamista Hamás

Las protestas seguirán hasta el 15 de mayo.

Cientos de palestinos de la Franja de Gaza, retomaron ayer las manifestaciones luego de que el ejército israelí abriera fuego contra las personas congregadas, dejando al menos unos 18 muertos y más de 800 heridos.

Según reportes de la agencia Efe , los palestinos mantiene instalados campos a unos 700 metros de la frontera entre Gaza e Israel, como parte de la jornada anual de la ‘Gran Marcha del Retorno' que pide el fin de ocupación israelí en Palestina.

En el Al Shifa, el mayor hospital de Gaza, el portavoz del Ministerio de Salud, Ashraf al Qedra, informó del estado de los numerosos heridos, 1,400 incluidos los que fueron tratados por síntomas de asfixia a causa de los gases lacrimógenos y los 805 heridos de bala durante las protestas del viernes y el sábado.

La llamada Gran Marcha del Retorno, una campaña lanzada en Gaza por todas las facciones, encabezadas por la islamista Hamás, que reclama el derecho al regreso de los refugiados palestinos y tiene previsto continuar como una sentada hasta el 15 de mayo, cuando piden que miles de personas caminen hacia las fronteras con Israel.

Pese a la violencia del viernes, la tensión en la zona divisoria ha disminuido en los últimos días, una relativa calma en los seis puntos del norte, sur y este del enclave costero bajo bloqueo israelí donde se han levantado unas setenta grandes tiendas de campaña, en su mayoría sobre terrenos de cultivo de trigo y cebada.

La Gran Marcha, evento convocado según los organizadores, tuvo la participación de familias y jóvenes en un ambiente casi festivo jugando al fútbol, bailando, cantando o jugando al ajedrez, mientras grupos de escolares son trasladados allí al salir de clase para que vuelen sus cometas. Por la noche, las mujeres, los ancianos y los niños se van a casa y los más jóvenes se quedan asando verduras en improvisadas hogueras cerca de las tiendas, donde sobre el suelo arenoso abundan colchones, cojines y cebollas -usadas para combatir los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas israelíes para disolver las protestas-, además de agua.

‘Estamos intentando por todos los medios seguir con la marcha hasta que alcance su objetivo, que es mandar un mensaje pacífico al mundo de que los palestinos en Gaza piden que termine su sufrimiento sin fin', declara a Efe Ahmad Abu Rtiema, portavoz de la organización.

Si la protesta se torna violenta, ‘eso daría a Israel la excusa para seguir abriendo fuego y matando a más gente y le diría al mundo que nos escucha que nuestra lucha es de terror y violenta', argumenta Ahmad Bayruti, otro de los organizadores.

Tras la escandalosa cifra de fallecidos y heridos, la ONU, la Unión Europea y varios países pidieron a Israel una investigación independiente de lo sucedido, algo que hasta el momento Tel Aviv aseguro no realizará.

El canciller israelí, AvigdorLieberman consideró que la petición de investigación es hipócrita y defendió el domingo la ‘actuación de las tropas'. En una transmisión en la Radio del ejercitó israelí, considero que los asistentes eran en su ‘mayoría terroristas'.