La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Pedro Sánchez, nuevo presidente de España

El socialista se convirtió ayer en el nuevo mandatario del país, tras ser aprobada con éxito en el Congreso una moción de censura contra Mariano Rajoy

Pedro Sánchez es el tercer presidente socialista que dirige el Gobierno español desde el año 1977, cuando Felipe González llegó a La Moncloa.

Tras dos días de debate, España tendrá un nuevo Gobierno tras la aprobación de la moción de censura contra el ahora expresidente Mariano Rajoy, impulsado por el socialista Pedro Sánchez, lo que convierte a este último en el nuevo presidente del país, de acuerdo con la normativa española.

Según reportes de Efe , la moción, que fue presentada hace una semana por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), tras conocerse la sentencia de la Justicia española que condenaba al Partido Popular (PP) por beneficiarse de una enorme trama de corrupción, siendo el ‘Caso Gürtel' el más relevante y mediático.

La moción fue aprobada por 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención.

Sánchez contó con el apoyo del PSOE, de la coalición de izquierda ‘Unidos Podemos' y de los grupos nacionalistas e independentistas del País Vasco y Cataluña.

En contra votaron los diputados del PP de Rajoy y los de Ciudadanos (derecha), mientras que solo hubo una abstención, la de una diputada regionalista canaria.

El actual secretario general del PSOE se convierte en el séptimo presidente del Gobierno desde la restauración democrática en 1977, sustituyendo a Rajoy, su rival político, con el que ha tenido una relación fría y distante, a excepción de la postura común que ambos han mantenido contra el proceso independentista catalán.

Sánchez es el tercer presidente socialista del Gobierno español desde 1977, pese a que el PSOE solo tiene 84 diputados en una cámara de 350 escaños, la menor representación de este partido desde la restauración democrática, por lo que ha tenido que contar con el apoyo de varios grupos políticos.

La salida de Rajoy del Gobierno español pone fin a seis años y medio vertiginosos en la historia de España, marcados por la crisis económica, el fin del bipartidismo, numeroso casos de corrupción y el desafío secesionista en Cataluña.