La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Mundo

Parlamento respalda pulso de May con la UE

La Cámara de los comunes aprobó una enmienda que urge al Gobierno a pactar una solución alternativa para evitar una frontera en Irlanda. Bruselas se resiste

May y su partido exploran alternativas.

Una mayoría de diputados del Parlamento británico instó ayer a la primera ministra, Theresa May, a mantener el pulso con la Unión Europea (UE) y exigir nuevas concesiones en el acuerdo del brexit , a pesar de que Bruselas se ha negado de forma consistente a reabrir las negociaciones.

El Partido Conservador de May y sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) se aliaron para aprobar por 317 votos frente a 301 una enmienda que urge al Gobierno pactar una solución alternativa a la controvertida salvaguarda para evitar una frontera entre las dos Irlandas.

La cámara aprobó en la misma sesión una enmienda no vinculante que rechaza un brexit sin acuerdo, aunque al mismo tiempo rechazó una propuesta que sí tenía peso legal para obligar a May a retrasar la ruptura con la UE si no es capaz de ratificar un pacto en el Parlamento.

Con todo, los diputados tendrán previsiblemente una nueva oportunidad de presentar enmiendas y condicionar la hoja de ruta del Gobierno dentro de dos semanas.

ADVERTENCIAS DE DUBLÍN

El Gobierno irlandés reiteró que el acuerdo del ‘brexit' no puede ser renegociado.

Irlanda dejó claro que la posición pactada entre la UE y Londres, rechazada a inicios enero por el Parlamento británico debe mantenerse tal cual fue firmado.

La primera ministra tratará en ese tiempo de iniciar una nueva ronda de negociaciones; ella misma reconoce que hay ‘apetito limitado' en Bruselas.

El Consejo Europeo confirmó que será difícil que su plan tenga éxito minutos después de la votación en los Comunes, al reiterar que ‘la salvaguarda irlandesa es parte del acuerdo de salida y el acuerdo de salida no está abierto a la renegociación'.

May confía, sin embargo, en que el mensaje que han enviado los diputados británicos servirá para dejar ‘claro' a Bruselas las condiciones que exige el Parlamento británico para ratificar un acuerdo de salida y alejar el fantasma de un brexit no negociado.

‘Tenemos la oportunidad de demostrar a la Unión Europea qué es lo que se necesita para que el acuerdo pase el trámite en esta cámara y superar esta confusión', dijo la mandataria conservadora.

La primera ministra, que en las últimas semanas había rechazado la posibilidad de pedir a Bruselas modificar el acuerdo sellado a finales de noviembre, cambió ayer su estrategia y defendió la necesidad de buscar cambios ‘significativos y legalmente vinculantes' en el texto.

Anticipando las dificultades que tendrá para forzar la mano de Bruselas, May ha avanzado que regresará al Parlamento el próximo 13 de febrero para exponer los pasos que planea dar si para entonces no ha logrado las modificaciones que reclama.

Esa intervención irá acompañada de una nueva moción del Gobierno, similar a la que se debatió ayer, que permitirá a los diputados presentar enmiendas.