05 de Oct de 2022

Mundo

Derecha española podría volver al Gobierno tras comicios anticipados

La reciente convocatoria del presidente de España, Pedro Sánchez, por un adelanto de los elecciones generales, augura un parlamento más fraccionado y escorado a la derecha. La crisis catalana hegemoniza el panorama político

Sin que pudiera cumplir un año, el presidente español, Pedro Sánchez, se vio obligado a convocar comicios anticipados luego de no alcanzar la mayoría necesaria para aprobar los presupuestos del Gobierno en el Congreso de los Diputados, una señal clara de la imposibilidad del oficialista, Partido Socialista Obrero Español (PSOE, socialdemócrata), de continuar manteniendo las riendas del Ejecutivo.

Con el conflicto por la independencia en Cataluña, tema que se ha convertido en uno de los ejes principales de la creciente polarización del escenario político español, la nación ibérica volverá a las urnas este 28 de abril, la tercera vez en menos de cuatro años.

Desde el PSOE ya anunciaron que con frente a las nuevas fechas de los comicios buscarán ‘frenar' el regreso de la derecha al Palacio de la Moncloa.

‘La derecha no quiere que gobierne la izquierda (...) el 28 de abril España va a dar la espalda a la crispación', dijo ayer el mandatario y también líder del PSOE, en un mítin en la ciudad de Sevilla, según recogió el rotativo digital madrileño eldiario .

El presidente aseguró que el Partido Popular (PP, derecha) pretende hacer ‘involucionar 40 años la sociedad española', reiterando que los casi nueve meses de su gestión, ha hecho ‘mucho más por la justicia social que en siete años del PP‘, en referencia al periodo del expresidente Mariano Rajoy (2011-2018), censurado por el parlamento en medio de acusaciones de corrupción.

La posible alianza entre el PP y Ciudadanos (C's, derecha) y el partido Vox, la nueva una fuerza de la ultraderecha, que sorprendió irrumpiendo con contundencia en los pasados comicios regionales en la Comunidad Autónoma de Andalucía, han agregado mayor volatilidad al panorama del país.

La aparición de Vox en los gobierno locales, se ha convertido según algunos analistas, en una suerte de ‘augurio' inicial de la posible llegada de este partido al parlamento.

Ese escenario, convertiría al colectivo de extrema derecha en el primero de su tipo en entrar al hemiciclo desde la muerte del dictador fascista Francisco Franco en 1975 y la ‘transición' a la democracia.

FRAGMENTACIÓN DEL VOTO

De acuerdo con una encuesta difundida ayer por el diario El País , el PSOE mantendría el mayor número de escaños en el Congreso con un 24% (105 curules), el Partido Popular con un 21% (86 curules), la coalición Unidos Podemos (UP, coalición de izquierdas) alcanzaría un 15% (41 curules) mientras que Vox se alzaría con un 11% (26 curules). El resto de partidos, entre los que se encuentran las fuerzas regionales e independentistas sumaría un 7% (27 curules).

‘La derecha no quiere que gobierne la izquierda (...) el 28 de abril España va a dar la espalda a la crispación',

PEDRO SÁNCHEZ

PRESIDENTE DE ESPAÑA

En este panorama, el gran perdedor sería Podemos y su alianza con Izquierda Unida, que conforme al sondeo, aunque se presentara como bloque bajo UP, perdería al menos unos 30 escaños.

Luego de haber sufrido una larga y amarga ruptura en el seno de Podemos que terminó con la salida del número dos del colectivo, Iñigo Errejón, las posibilidades de superar o al menos mantener los escaños ganados en 2016, dejan a UP en una posición débil y en franca retirada.

El líder de Podemos, no solo enfrenta las divisiones internas, sino también, la perdida de fuelle entre las principales expresiones políticas del partido a nivel regional, que podría complicar su participación en el próximo 28 de mayo unas elecciones municipales.

De hecho, parte de las diferencias entre Errejón e Iglesias tuvieron que ver con las discrepacias en torno a la propuesta electoral para la Comunidad de Madrid.

El último episodio de la crisis en Podemos fue cuando Iñigo decidió correr para la presidencia de dicha comunidad, fuera del coletivo y de a la mano de la exaliada de Iglesias y actual alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Al igual que Sánchez, y pese a la crisis en su partido, Iglesias apuntala la ‘necesidad' frenar el ascenso de Vox, entre cuyas filas se encuentran abiertos apologistas de la dictadura franquista.

Las comicios municipales renovarán 64,515 concejalías y unos 8,093 ayuntamientos, una elección que podría consolidar la victoria de los partidos que se alcen ganadores en las votaciones generales de abril.

Por otro lado, aunque un posible Gobierno de izquierdas no puede ser descartado —al menos en el papel—, para que esto ocurra tendría que darse un pacto entre el PSOE, Unidos Podemos y varios partidos minoritarios, casi todos independentista, algo en la práctica descartado con los catalanes. Estos últimos, han condicionado su apoyo a Sánchez a la liberación de los dirigentes independentistas presos y encausados en el Tribunal Supremo por ‘rebelión'.

Un escenario que posibilite hacer Gobierno que incluya únicamente a Unidos Podemos y la socialdemocracia, se presenta mucho menos probable.

En tanto, un pacto entre el PSOE y Ciudadanos, no está fuera de la mesa, pese a los intentos infructuosamente en el 2016. No obstante, hasta ahora ambas toldas no han manifestado nada firme sobre el tema.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tampoco ha rechazado dicha fórmula, este se muestra más dispuesto a formar gobierno con sus pares de derechas.

Una alianza PP, C's y Vox, sería inédita a nivel nacional, además, ya probada con éxito en el parlamento andaluz; una unión que terminó con casi 40 años de dominio del PSOE en Andalucía.

Al calendario electoral, de comicios generales y municipales, se suman este año las votaciones europeas, que renovarán los escaños en el Parlamento Europeo y en el que un avance de fuerzas de la extrema derecha como de la izquierda contestataria podría tomar terreno.

Estará por verse si España mantiene el status quo o entra una dinámica similar a la vecina Italia, con mayor dispersión parlamentaria, y alianzas entre nuevos partidos de centro y colectivos de ultraderecha.