Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Mundo

India revoca la autonomía de Cachemira y azuza la disputa con Pakistán

La medida llega en momentos de alta tensión entre ambos países en conflicto desde 1947

El movimiento sin precedentes sobre la región en disputa con Pakistán se ha puesto en marcha junto a fuertes restricciones que mantienen cortadas las comunicaciones e internet, libertad de reunión, entre otras cosas.

El estatus especial que permitió la autonomía de la Cachemira india durante 70 años quedó revocado este martes, después de que la Cámara Baja ratificara una ley que propone una enmienda constitucional sobre los privilegios de la región, y divide el estado en dos territorios administrados por el gobierno federal.

El movimiento sin precedentes sobre la región en disputa con Pakistán se ha puesto en marcha junto a fuertes restricciones que mantienen cortadas las comunicaciones e internet, limita las reuniones públicas, además del arresto domiciliario de varios líderes desde hace dos días en el conflictivo territorio.

La orden presidencial para revocar el estatus especial de la región del Himalaya quedó ratificada hoy cuando la Cámara Baja dio su respaldo a la Ley de Reorganización de Jammu y Cachemira por 367 votos a favor y 67 en contra.

El proyecto que cruzó las dos cámaras en menos de 48 horas fue anunciado en la mañana del lunes como una orden presidencial del jefe de Estado indio, Ram Nath Kovind, que invocó la aplicación "inmediata" de la orden.

La ley impulsada por el Gobierno implicó una modificación de casi todo el artículo 370 de la Constitución india que daba autonomía al estado, y la sección 35A que hace referencia a la ciudadanía regional.

Originalmente el artículo en cuestión permitía a Cachemira mantener su propia constitución, dictar sus propias leyes, regular la ciudadanía y la tenencia de la propiedad exclusivamente para los cachemires.

"El artículo 370 había permitido que las personas dudaran que Cachemira es parte de la India", dijo hoy al presentar el proyecto al pleno el ministro indio de Interior, Amit Shah, que calificó este como "un error histórico".

"Ahora desaparecerá para siempre", añadió Shah sentado junto al primer ministro indio, Narendra Modi.

Jammu -de mayoría hindú- y Cachemira -de mayoría musulmana- pasan ahora a ser "territorio de la unión" y se escinde de la región la zona de Ladakh -de mayoría budista-, que se convierte en otro "territorio de la unión".

El partido nacionalista hindú BJP, la formación de Modi, en el manifiesto electoral previo a su rotunda victoria en los comicios generales de mayo, había prometido la derogación del artículo que privilegiaba a la región de mayoría musulmana.

El movimiento es visto por muchos como parte de su política del Hindutva, que busca una India para los hindúes, con las minorías supeditadas a ellos.

El rápido movimiento del Gobierno de la India para manejar el asunto de Cachemira provocó la reacción el Ejército paquistaní que se presentó dispuesto a hacer "todo lo necesario" para apoyar a los cachemires.

"El Ejército de Pakistán apoya firmemente a los cachemires en su justa lucha hasta el final. Estamos preparados y haremos todo lo necesario para cumplir nuestras obligaciones", afirmó el jefe del poderoso ente marcial paquistaní, el general Qamar Javed Bajwa.

La plana mayor del Ejército del país asiático se reunió hoy en su cuartel general de la ciudad de Rawalpindi para estudiar la situación tras la decisión del Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi.

Los militares afirmaron que "nunca han reconocido los falsos intentos indios para legalizar la ocupación de Jammu y Cachemira a través de los artículos 370 o 35-A desde hace décadas", según una nota de la oficina de comunicación militar (ISPR).

El primer ministro paquistaní, Imran Khan, añadió después en otra declaración que su Gobierno está estudiando llevar ante la ONU o la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la revocación del estatus de Cachemira.

"Estamos estudiando llevar esta cuestión a Naciones Unidas o la Corte Internacional de Justicia", dijo Khan en un discurso ante las dos cámaras del Parlamento paquistaní reunidas de emergencia por la decisión de Delhi.

Los críticos de la abolición del estatus especial de Cachemira advierten de los riesgos de agitación en la región del Himalaya que vive una violenta insurrección desde hace 30 años impulsada por separatistas.

Cachemira está prácticamente aislado del mundo exterior producto de las restricciones en la región.

Cerca de 25.000 miembros de las fuerzas de seguridad han sido desplegados desde el pasado viernes en la Cachemira india, una de las regiones más militarizadas del mundo.

Pese al rechazo de activistas de derechos humanos y sectores opositores, Nueva Delhi no ha informado aún por cuánto tiempo prorrogará las medidas de excepción.

El destacamento del Ejército indio encargado del control del norte del país, que incluye Cachemira, informó este martes en Twitter de una reunión de seguridad en la capital de verano cachemir, Srinagar, donde reafirmaron "el alto grado de preparación" ante cualquier desafío "hostil" en la región.