Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Mundo

La sombra del bloqueo político perdura a una semana de los comicios españoles

A una semana de celebrarse unas nuevas elecciones parlamentarias en España, la inestabilidad y el bloqueo políticos amenazan con prolongarse

De izquierda derecha sentados en la mesa repesentantes de los partidos: VOX,, Partido Popular, PODEMOS, PSOE y Ciudadanos en el Palacio de Cristal en Madrid para acordar el debate electoral.EFE

A una semana de celebrarse unas nuevas elecciones parlamentarias en España, la inestabilidad y el bloqueo políticos amenazan con prolongarse, ya que ningún partido de izquierda o derecha lo tendrían fácil para formar un nuevo gobierno por falta de una mayoría suficiente.

Precisamente la pregunta de "¿Cómo salimos de esta situación?" es la primera que tendrán que responder el lunes los cinco principales líderes parlamentarios en el único debate que mantendrán entre ellos durante esta campaña electoral, que termina el viernes.

Son el socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (PSOE); el líder de la oposición y del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado; el presidente de los liberales de Ciudadanos, Albert Rivera; el líder de la coalición izquierdista Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias; y el de Vox (extrema derecha), Santiago Abascal.

Reforzarán posiciones y mensajes para conservar los votantes habituales y convencer a indecisos y, sobre todo, abstencionistas. Serán éstas las cuartas elecciones generales en el plazo de cuatro años y parte del electorado español da muestras de cansancio con la situación, según muchos sondeos.

Han pasado seis meses desde que el socialista Sánchez ganó las elecciones anteriores (del 28 de abril) con una mayoría relativa de 123 de los 350 diputados del Congreso, obligado a pactar con otras fuerzas para que el Parlamento le renovara la confianza como jefe del Ejecutivo.

Pero Sánchez, que gobierna en funciones desde entonces, no logró una acuerdo con UP (42 diputados), que le exigía formar un ejecutivo de coalición. En todo caso, también habría necesitado, al menos, la abstención parlamentaria de nacionalistas vascos e independetistas catalanes.

En un Parlamento fragmentado cada vez en más grupos políticos, otra posibilidad para los socialistas habría sido algún pacto con Ciudadanos (57 escaños). Pero este partido se negó a cualquier negociación sin condiciones previas con Sánchez, a quien reprocha su política económica y sobre Cataluña, donde aumenta el desafío independentista.

Y pasados los plazos legales, sin tampoco conseguir una "abstención técnica" de los conservadores del PP, hubo que convocar nuevos comicios para el 10 de noviembre próximo.

NUEVAS ELECCIONES, EL MISMO BLOQUEO

No parece, sin embargo, que la repetición electoral aclare el panorama político, cada vez más polarizado por cuestiones como el propio bloqueo entre partidos y el desafío independentista catalán, sin olvidar la desaceleración económica, aunque este asunto está siendo secundario en el debate electoral.

"El PSOE pierde fuerza, el PP crece y el bloqueo persiste". Este es el titular que el periódico El País utiliza para explicar gráficamente la encuesta que publica este domingo.

El Partido Socialista (PSOE) volvería a vencer, pero bajaría a 121 parlamentarios, mientras que los conservadores del Partido Popular (PP) pasarían de 66 a 91 diputados.

Lo más llamativo, en lo que vienen coincidiendo todas las encuestas, es el gran avance del partido de extrema derecha Vox, que se colocaría como tercera fuerza parlamentaria al subir de 24 a 46 diputados, según El País. Algún otro sondeo de hoy mismo le da hasta 50.

Ciudadanos caería en picado hasta los 14; la izquierdista UP descendería a 31; y entraría un nuevo partido de izquierdas, Más País, con 5.

Los bloques de izquierda y derecha estarían casi igualados, pero ninguno llegaría a los 160 diputados, cuando la mayoría absoluta del Congreso está en 176.

ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Los partidos solo tienen cinco días más para "vencer" a los pronósticos electorales y el único debate entre los líderes del lunes (último día permitido para publicar encuestas) puede ser su gran oportunidad.

Fuentes de la dirección del PSOE creen que será "un todos contra Pedro Sánchez", en el que participen el resto de partidos.

En una entrevista que publica hoy el diario La Vanguardia, Sánchez resume la situación: "Siempre hemos mirado a la izquierda y Unidas Podemos es nuestro socio preferente (para gobernar). Pero durante los últimos cuatro años en cuatro ocasiones han bloqueado la formación de un gobierno progresista". También acusa a Ciudadanos de ser "un elemento más de bloqueo".

Y sobre Cataluña advierte: "Si el independentismo no hace autocrítica, será difícil el diálogo" con las autoridades catalanas.

En una estrategia más agresiva que días anteriores, el conservador Casado situó a Sánchez como "responsable" de la violencia que pueda producirse el día de las elecciones en Cataluña a cargo de independentistas radicales.

El Gobierno debe "poner orden en Cataluña de una vez" o lo hará el PP, según Casado, que no facilitará una investidura de Sánchez como presidente del Gobierno.