Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Mundo

Rusia y EE.UU. chocan en la ONU por la fallida operación armada contra Maduro

Rusia y Estados Unidos cruzaron duras acusaciones este miércoles en la ONU en torno a la fracasada operación armada para sacar del poder al líder venezolano Nicolás Maduro, con Moscú denunciando una supuesta implicación estadounidense y Washington asegurando que todo el incidente es un intento del gobierno chavista por desviar la atención.

Rusia y Estados Unidos cruzaron duras acusaciones este miércoles en la ONU en torno a la fracasada operación armada para sacar del poder al líder venezolano Nicolás Maduro, con Moscú denunciando una supuesta implicación estadounidense y Washington asegurando que todo el incidente es un intento del gobierno chavista por desviar la atención.

Reunido por videoconferencia a petición rusa, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abordó por primera vez la llamada “Operación Gedeón”, abortada el 3 y el 4 de mayo por las autoridades venezolanas y que se saldó con ocho muertos y casi medio centenar de detenidos.

Rusia, que es el principal apoyo del gobierno de Maduro en el Consejo de Seguridad, defendió que esos ataques supusieron una violación de la soberanía venezolana por parte de agentes extranjeros y propuso al resto de miembros una declaración de condena.

Para Estados Unidos, mientras, este “supuesto golpe de Estado” es un intento por parte del chavismo de “distraer y confundir” para tapar sus “asesinatos extrajudiciales” y su gestión del país.

El embajador adjunto de Moscú, Dmitry Polyanskiy, recordó que entre los detenidos hay dos ciudadanos estadounidenses y subrayó que es muy difícil de creer que Washington no estuviese al corriente de la operación. “Desafortunadamente Estados Unidos tiene un historial de tratar a Latinoamérica como su patio trasero”, dijo Polyanskiy, subrayando que ahora es Venezuela la que “está en el menú” del Gobierno estadounidense y que la administración de Donald Trump ni siquiera se preocupa de disimularlo.

En ese sentido, denunció que la operación marítima contra el narcotráfico puesta en marcha por EE.UU. en el Caribe es en realidad una “operación militar” y arremetió contra la decisión de ofrecer una recompensa por la captura de Maduro, acusado por la justicia estadounidense de narcoterrorismo.

“Hoy queremos preguntar: ¿Cuál es el verdadero propósito del desfile de la Armada estadounidense en el Caribe? ¿Hay más mercenarios sobre el terreno en Venezuela? ¿Quién es responsable de los ataques contra infraestructuras críticas, incluidas redes eléctricas?”, dijo Polyanskiy.

El representante ruso llamó además la atención sobre los vínculos entre la operación y el equipo del líder opositor Juan Guaidó, y consideró que ello le descalifica como un interlocutor político a la hora de negociar con las autoridades.

En su réplica, inmediatamente después, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Kelly Craft, reiteró que su gobierno “no estuvo involucrado” en la operación y que “rechaza categóricamente” cualquier acusación al respecto. “De hecho, las únicas naciones que parecen estar violando la soberanía venezolana son Rusia y Cuba, que sin aprobación de la Asamblea Nacional envían oficiales militares y mercenarios al país”, dijo Craft.

La diplomática dijo que EE.UU. está investigando la “supuesta operación” aunque no pueda hacer públicos los hallazgos.