Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Mundo

Al menos tres muertos al explotar parte de un edificio en el centro de Madrid

La explosión ha afectado completamente la fachada de la finca situada en la calle Toledo, en el distrito de La Latina

Al menos tres personas han muerto tras la explosión que ha provocado el derrumbe de parte de un edificio de seis plantas en la calle Toledo, en el centro de Madrid, en torno a las 3:00 de la tarde de este miércoles, según reseñó la agencia EFE.

Efectivos de Bomberos, Policía y equipos de emergencias trabajan en la calle Toledo de Madrid.EFE

La explosión, que se ha sentido en varios kilómetros a la redonda, ha afectado completamente la fachada de la finca situada en el número 98 de esa calle, junto a la iglesia de La Paloma, en el distrito de Latina. Es propiedad del arzobispado, se encuentra precisamente en la trasera de esa iglesia, acoge locales parroquiales y de Cáritas, y en sus plantas superiores se usaba como residencia sacerdotal, describe el diario español El Mundo.

El vicepresidente y portavoz del gobierno de Madrid, Ignacio Aguado, ha confirmado en torno a las 6:00 de la tarde (hora España) la muerte de tres personas. Dos de ellas eran viandantes que caminaban por la calle y la tercera es un operario que estaba revisando una caldera.

En su comparecencia, Aguado también había apuntado que había otra persona desaparecida, pero poco antes de las 8:00 de la tarde, el delegado del gobierno en la comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha precisado que el hombre a quien se suponía desaparecido es en realidad uno de los fallecidos. Según la Arquidiócesis de Madrid identifica al tercer fallecido como un laico llamado David Santos Muñoz, electricista, que “había ido a echar una mano”. Tenía 35 años, cuatro hijos y era feligrés de la iglesia de La Paloma.

Según Emergencias de Madrid, otra de las víctimas mortales es una mujer de 85 años. Su balance habla de 11 heridos, uno de carácter grave. Se trata de un varón de unos 55 años que sufre traumatismo torácico y fractura de pierna y ha quedado hospitalizado en La Paz. Otras dos víctimas, con crisis de ansiedad y traumatismo craneoencefálico leve, han sido ingresadas en el hospital Ramón y Cajal; y una cuarta, con fractura de peroné, en el Clínico.

Dos agentes de Policía con heridas leves han sido atendidos en el lugar de los hechos y evacuados para una revisión posterior a la clínica Nuestra Señora de América. En las inmediaciones del edificio destruido dos puestos sanitarios avanzados han prestado atención inmediata a personas con pequeñas heridas y crisis de ansiedad.

Junto al inmueble destrozado se halla además la residencia de ancianos Los Nogales La Paloma, y el colegio La Salle La Paloma. La dirección de la residencia asegura que todos los alrededor de 70 usuarios se encuentran bien, aunque han sido evacuados y a media tarde ya habían sido alojados en dos centros cercanos, Imperial y a Pontones, que pertenecen al mismo grupo.

Tampoco hay víctimas en el colegio, según ha compartido en su cuenta de Twitter el centro educativo. La presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha agregado que el colegio concertado “tenía a todos los niños en las clases y no habían estado en el patio por la nieve”.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha detallado que el edificio se incendió por dentro tras la explosión. Los Bomberos del Ayuntamiento, según su explicación, no entraron de inmediato porque se podría producir un embalsamiento de gas que ocasionara el derrumbe de todo el inmueble. Una vez que han conseguido asegurarlo, han permitido el paso a los agentes con perros.

A lo largo de la tarde se ha ido trasladando a un hotel a las familias que viven en los edificios desalojados cercanos.

Por su parte, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha indicado que están “afectados” por la explosión, que ha calificado de golpe “duro” para la ciudad en un momento en que “se ve la vulnerabilidad de todos”.

“Ahí estaban las viviendas de los sacerdotes, lugares de reunión, estamos afectados y unidos a quienes padecen el dolor del golpe de la muerte y de la cercanía de la muerte”, ha indicado el cardenal Osoro en declaraciones al canal 24 Horas, recogidas por Europa Press. En todo caso, ha precisado que “afortunadamente” en el edificio no había mucha gente a la hora en que se ha producido la explosión.