Temas Especiales

05 de Ago de 2021

Mundo

Expresidente catalán y familia serán juzgados por ocultar una fortuna ilícita

La Audiencia Nacional española informó este miércoles de que el juez Santiago Pedraz dictó un auto de apertura de juicio oral

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol.
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol.EFE

Un juez ha ordenado que sean juzgados el expresidente de la región española de Cataluña Jordi Pujol, sus siete hijos y otras once personas por supuesta corrupción en relación con una fortuna presuntamente ilícita que mantuvieron oculta durante décadas en el exterior.

La Audiencia Nacional española informó este miércoles de que el juez Santiago Pedraz dictó un auto de apertura de juicio oral, en el que excluye por motivos de salud a Marta Ferrusola, esposa del expresidente catalán.

El juez requiere al hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, que en el plazo de diez días deposite 7,5 millones de euros (unos 9 millones de dólares) para cubrir posibles responsabilidades civiles que puedan derivarse por los delitos contra la Hacienda Pública que se le imputan.

En concreto, envía a juicio a los procesados, entre ellos varios empresarios, por hechos que pueden ser constitutivos de delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, delito continuado de falsificación de documento mercantil, siete delitos contra la Hacienda Pública y otro de frustración de la ejecución.

Por estos hechos la Fiscalía pide una condena de 9 años de cárcel para el expresidente catalán, mientras que para sus siete hijos solicita penas que oscilan entre los 8 y los 29 años de cárcel que reclama a Jordi Pujol Ferrusola.

La Abogacía del Estado por su parte pide para el primogénito 25 años de cárcel y una fianza similar.

Además de los Pujol Ferrusola, fueron investigados empresarios que presuntamente efectuaron pagos millonarios a la familia, disimulados bajo estructuras societarias más o menos sofisticadas y utilizando diferentes paraísos fiscales y fórmulas contractuales.

Todos esos contratos simulados, según la investigación, encontraban su contraprestación en influencias por parte de la familia en adjudicaciones, cambios de calificación urbanística o concesiones, entre otros favores.

La familia está acusada de aprovechar su posición privilegiada en la vida política, social y económica catalana durante décadas para acumular un patrimonio desmedido, directamente relacionado con percepciones económicas derivadas de actividades corruptas.

Jordi Pujol, que tiene 91 años, fue un político nacionalista que presidió el Gobierno regional de Cataluña (noreste) durante 23 años - de 1980 a 2003 - y fue una importante figura en la política catalana y del conjunto de España.

En 2014 hizo publico que durante más de treinta años ocultó a la Hacienda Pública un dinero en Andorra, un pequeño Estado entre España y Francia, tras lo que pidió perdón a la sociedad y se inició una investigación en la que la Policía Judicial estimó que la familia podría tener un patrimonio no justificado de unos 69 millones de euros (unos 83 millones de dólares).