27 de Nov de 2021

Mundo

Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán

El Estado Islámico se adjudicó la autoría de los atentados que dejó decenas de muertos afganos y estadounidenses. Un nuevo elemento que agrava el caos en el que finaliza la invasión de Afganistán tras la caída de Kabul en manos de los talibanes.

Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán
Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán

Dos ataques suicidas estremecieron Kabul este jueves, en medio de una ya complicada salida de Estados Unidos de Afganistán luego de 20 años de ocupación.

La primera explosión se registró en una de las puertas del aeropuerto Hamid Karzai en la capital afgana, la principal terminal que están utilizando miles de personas para tratar de huir del país.

Reportes preliminares indican que hay cientos de heridos y al menos 16 muertos, en su mayoría civiles afganos que se encontraban en las inmediaciones del aeródromo.

Poco después otro estallido tuvo lugar en el hotel Baron, cercano al aeropuerto, del cual aún se desconoce el número preciso de víctimas.

Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán
Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán

Tras lo ocurrido, el Pentágono condenó los ataques en un escueto comunicado. Allí informó, además, que entre los fallecidos había ciudadanos estadounidenses. Calificó el ataque de “complejo”.

Poco después, el general Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos (Centcom), confirmó la muerte de por lo menos 12 soldados. Un hecho que ocurre antes de que se cumplieran 24 horas del anuncio dado por Washington, a través de su embajada en Kabul, de “amenazas de seguridad” en las instalaciones del aeropuerto.

Durante una rueda de prensa dada por el departamento de Defensa, McKenzie acusó a miembros del Estado Islámico de estar detrás de los ataques.

El gobierno talibán se pronunció en los mismos términos, condenando los atentados, aunque precisando que estos ocurrieron en zonas bajo control estadounidense.

Atentados múltiples en Kabul complican más la salida estadounidense de Afganistán
El Pentagono confirmó que al menos 12 soldados de EEUU murieron en los ataques.EFE

“La explosión se dio en un área donde las fuerzas de Estados Unidos son responsables de la seguridad”, señalaron los talibanes según reportes de la cadena catarí Al Jazeera.

“Tan pronto como se resuelva la situación del aeropuerto y las fuerzas extranjeras salgan, ya no tendremos estos ataques. Es debido a la presencia de fuerzas extranjeras que se producen tales ataques”, dijo Abdul Qahar Balkhi, uno de los líderes talibanes en una entrevista dada al canal turco Haberturk TV.

“(A los miembros del EI) los perseguiremos y haremos que lo paguen (...) he dotado al Ejército con todo lo necesario, si necesita fuerza adicional, se la otorgaré” JOE BIDEN 
PRESIDENTE DE EE.UU.

Una semana antes el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que se adjudicó los atentados de ayer, denostó la toma de Kabul por parte de los talibanes tachándola de “falsa victoria” y parte de un “acuerdo” con Washington.

“Estados Unidos ha restaurado el gobierno de los talibanes y le concedió Kabul sin disparar un solo tiro”, recogió Europa Press citando Al Naba, una publicación oficial del grupo terrorista.

Tres días antes los talibanes anunciaron a la población que no permitirían acercase al aeropuerto por “razones de seguridad”, aunque esto no impidió que continuaran llegando miles de personas a la terminal.

Los ataques frenaron temporalmente la evacuación del personal estadounidense y de sus aliados europeos, que se encuentra en un frenético proceso de salida después de la caída de Kabul en manos de los talibanes.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se mostró “profundamente preocupado” por la situación en la ciudad afgana. “El incidente subraya la volatilidad de la situación sobre terreno en Afganistán”, afirmó el diplomático portugués.

El organismo ya advirtió que la crisis en la nación centroasiática podría empujar a 14 millones de personas a necesitar ayuda humanitaria para sobrevivir.

Estados Unidos junto a otros países europeos y árabes invadieron Afganistán en octubre de 2001, al calor de los tambores de la “guerra contra el terrorismo” impulsados por la administración del expresidente George W. Bush.

Esto como respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año al World Trade Center (WTC) en Nueva York.

Pese a ser viejos aliados en los años 80 cuando la CIA respaldó a los talibanes para derrocar al gobierno laico y de izquierda del Partido Democrático Popular de Afganistán (PDP) y la posteriormente ocupación soviética, en 2001 Washington aseguró que los fundamentalistas daban protección al grupo terrorista Al Qaeda y su principal líder Osama Bin Laden, supuestos autores del atentado del WTC.

Desde entonces, las tropas estadounidenses mantuvieron ocupado el país en medio de polémicas y denuncias de violación a los derechos humanos, que han llegado incluso hasta la Corte Penal Internacional.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, reiteró que las tropas desplegadas en suelo afgano saldrán de manera definitiva el próximo 31 de agosto.