29 de Nov de 2021

Mundo

El clima provoca hambre severa a más de 1,1 millones de personas en Madagascar, alerta el PMA

La sequía ha provocado la desaparición total de las fuentes de alimentos, dejando a las familias visiblemente famélicas

La ONU alerta de que 45 millones de personas sufrirán graves carencias alimentarias en el sur de África
La ONU alerta de que 45 millones de personas sufrirán graves carencias alimentarias en el sur de ÁfricaEuropa Press

Las condiciones climáticas están provocando que el hambre severa afecte a más de 1,1 millones de personas en Madagascar, de las cuales 14.000 están a un paso de la hambruna en un panorama "alarmante" ante otro año "duro" que se avecina, ha alertado este martes el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La situación, que "ya es alarmante", va a empeorar de aquí a finales de año, con la previsión de que se duplique el número de personas en situación de hambruna ya que "la actual sequía no muestra signos de disminuir", lo que indica que el hambre se deteriorará.

La sequía ha provocado la desaparición total de las fuentes de alimentos, dejando a las familias visiblemente famélicas y recurriendo a medidas de supervivencia como comer langostas, hojas silvestres y hojas de cactus que suelen servir de alimento al ganado, ha lamentado el PMA en un comunicado.

La previsión de un comienzo seco de la próxima temporada de siembra significa que las familias no podrán sembrar sus campos inmediatamente y su acceso a los alimentos y a los ingresos pende de un hilo, mientras que se espera que las plagas de langosta afecten a unas 400.000 hectáreas de tierra.

Además, ha detallado la agencia de Naciones Unidas, los niños vulnerables se llevan la peor parte de la crisis, ya que se prevé que la desnutrición de los menores de cinco años se cuadruplique y supere el medio millón en abril de 2022.

Junto con la sequía, Madagascar ha sufrido temperaturas excepcionalmente cálidas, déficit de lluvias e inesperadas tormentas de arena que han cubierto los campos, han dejado los cultivos marchitos y las cosechas muy por debajo de la media.

"El cambio climático ha provocado que muchas familias que hace 15 años podían vivir de la tierra hayan caído en la hambruna. Las familias están rebuscando para sobrevivir y muchas viven sólo de la ayuda alimentaria que reciben", ha deplorado el director regional del PMA para África del Sur, Menghestab Haile.

La jefa de Financiación Innovadora de la Nutrición del PMA, Anna Horner, también ha avisado de que "el número de niños desnutridos que acuden a los centros de salud del sur de Madagascar se ha duplicado en comparación con esta época del año pasado. Muchos de ellos están demasiado débiles para reír o llorar, por no hablar de jugar y aprender".

"El daño físico y mental de los niños debido a la desnutrición puede ser irreversible. Es desgarrador ver cómo tantas mentes y cuerpos jóvenes sufren innecesariamente el hambre y la malnutrición", ha remachado Horner.

El PMA pretende ampliar su respuesta en el sur de Madagascar y para ello necesita urgentemente 69 millones de dólares en los próximos seis meses, ha urgido la agencia, que ha dado la voz de alarma sobre la crisis de hambre inducida por el clima.

Hasta el momento, el PMA ha llegado a unas 700.000 personas todos los meses con alimentos de emergencia, así como con productos nutricionales suplementarios para mujeres embarazadas y lactantes y niños. Pero más allá de la ayuda de emergencia, se están llevando a cabo actividades para aumentar la resiliencia a largo plazo y ayudar a las comunidades a adaptarse al cambio climático.