30 de Nov de 2022

Mundo

Unos 8,6 millones de niños sin mantas para soportar el invierno en Afganistán, alerta Save the Children

Los niños y niñas que duermen a la intemperie sin la ropa de invierno adecuada se enfrentan a condiciones de congelación que podrían provocar enfermedades o la muerte

Niño cosechando algodón en Afganistán
Niño cosechando algodón en AfganistánEFE

Cerca de 780,000 niños y niñas afganos no tienen un hogar adecuado para el frío y casi 8,6 millones viven en hogares con mantas insuficientes para abrigarse, una situación que podría elevar el número de muertes este invierno ante un empeoramiento de la crisis humanitaria, ha alertado Save the Children en un informe publicado este miércoles.

"Con el país afrontando la peor crisis de hambre jamás registrada, millones de niños y niñas dormirán con frío y hambre este invierno. Los impactantes informes de niños y niñas muriendo de hambre deberían hacernos sentir vergüenza", ha dicho el director interino de Save the Children en Afganistán, Thomas Howells.

Se calcula que entre el 25 y el 30 por ciento de las muertes de niños y niñas menores de cinco años en Afganistán se deben a infecciones del tracto respiratorio, y el 90 por ciento de ellas son consecuencia de la neumonía en un país en el que las temperaturas pueden llegar a caer hasta -12 grados centígrados en algunas provincias.

Según los datos proporcionados por la organización, que ha pedido medidas "urgentes" para solventar la situación, cerca de 3 millones de niños y niñas no tienen calefacción para mantenerse a una temperatura adecuada y alrededor de 1,6 millones de personas viven en tiendas de campaña de emergencia o refugios improvisados.

"Estoy preocupada por el próximo invierno porque vivimos en una tienda vieja y no podremos protegernos de la lluvia. No puedo pagar suficiente comida para alimentar a mis hijos y mantenerlos calientes", ha asegurado a la organización una mujer afgana que vive con sus seis hijos en la ciudad de Kandahar.

Ante el aumento de los precios y el colapso de la economía, muchas familias se ven obligadas a quemar plástico u otros materiales dañinos para mantenerse calientes, ya que el coste de la leña puede llegar a alcanzar los 200 dólares. Además, el precio de combustible ha subido un 40 por ciento en el último año.

Save the Children asegura tener "constancia" de que cerca de 5 millones de niños y niñas están al borde de la hambruna y advierte de que más de 14 millones pasarán hambre este invierno.