Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Mundo

FAO: la erosión del suelo disminuirá 10% la producción de alimentos en 2050

Otra consecuencia de la pérdida de suelo es la liberación de dióxido de carbono del suelo que causa la erosión

Campo de cultivos
Imagen de un campo de cultivo para ilustrar el Día Mundial del Suelo que se celebra el próximo 5 de diciembre.Archivo | Europa Press

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) alerta de que la erosión del suelo provocará en 2050 una reducción del 10% del potencial de la producción agrícola total anual, que supondrá una subida del precio de los alimentos.

Además estima que anualmente se produce una pérdida de suelo por erosión en tierras arables de entre 20,000 y 30,000 millones de toneladas por efecto del agua, de 5,000 millones por culpa del laboreo y de 2,000 millones por la acción del viento en tierra arable.

Según informa la Asociación Española Agricultura de Conservación. Suelos Vivos (AEACSV), con motivo del Día Mundial del Suelo que se celebra el próximo 5 de diciembre, la erosión afecta también a la Biodiversidad, ya que en tan solo 8 centímetros de suelo hay 13 cuatrillones de organismos vivos que a su vez afirma que hay más organismos en un gramo de suelo sano que toda la población mundial, también según la FAO.

Otra consecuencia de la pérdida de suelo es la liberación de dióxido de carbono del suelo que causa la erosión, pues 1.4 billones de toneladas de carbono orgánico están almacenadas en el primer metro de suelo y alrededor de 2.5 billones de toneladas a dos metros de profundidad. La pérdida de almacenamiento del carbono orgánico del suelo desde 1850 estima que es alrededor de 66,000 millones de toneladas, debido a su cambio de uso.

De acuerdo a los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) relativos a 2017 afirma que la pérdida de suelo en España debido a la erosión es, en promedio, de 14.2 toneladas por hectárea y año cuyo proceso de erosión se produce principalmente en suelo agrícola, en el que más de un 50 por ciento del terreno "está clasificado con un riesgo medio-alto de erosión.

Por ello, la asociación ve necesaria una apuesta "clara" por estas técnicas conservacionistas que cuidan el suelo, y aprovechan la oportunidad única que ofrece la nueva Política Agraria Común (PAC) para apoyar a aquellos agricultores que opten por aplicarlas.

En este sentido, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha incluido a la Agricultura de Conservación en los eco-esquemas, y desde la Asociación Española Agricultura de Conservación-Suelos Vivos (AEAC-SV) anima a que en su diseño final se convierta en una medida "suficientemente atractiva" para que los agricultores se adhieran y consiga un cambio real de modelo para proteger de manera definitiva nuestros suelos.

Además, la AEACSV asegura que la Agricultura de Conservación (AC) evita hasta el 90% de la erosión respecto a los sistemas de agricultura convencional y en torno al 60% respecto a los sistemas de laboreo reducido y también que cada tonelada de tierra perdida equivale a la reducción de aproximadamente 0.0125 centímetros de tierra de cultivo, de forma que la Agricultura de Conservación ahorraría la pérdida de alrededor de 8 centímetros de suelo en un periodo de 50 años.

La entidad defiende que la 'AC' "se puede convertir en una solución a este grave problema", ya que frenaría el deterioro del suelo y permitiría que este siga siendo suelo fértil y productivo que lleva asociado un aumento de la biodiversidad que puede multiplicar el número de seres vivos que habitan el suelo entre 2 y 7.5 veces más que la agricultura convencional.

Por último, recuerda que la actividad agrícola en zonas del país puede ayudar a combatir el despoblamiento rural que sumado a la AC produce "un importante ahorro de costes para el agricultor, al reducir el uso de insumos como fertilizantes, fitosanitarios y gasoil", que repercute en la rentabilidad de su explotación, "una apuesta por estas técnicas más que necesaria", especialmente en los "tiempos de alza" de los costes de producción.

Problema de la salinización de los suelos

La FAO advierte que la salinización es "uno de los problemas mundiales más importantes para la producción agrícola, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad", concretamente en las regiones áridas y semiáridas.

Por ello, a través de la campaña 'Detener la salinización de los suelos, aumentar su productividad' pretende concienciar sobre la importancia de mantener "ecosistemas saludables" enfrentando los "desafíos" en la gestión del suelo, en la lucha contra su salinización, y mediante el compromiso de "mejorar la salud del suelo".