Temas Especiales

23 de May de 2022

Mundo

Ucrania abre seis corredores humanitarios tras acordar un alto el fuego con Rusia

La invasión de Rusia a Ucrania ha provocado una salida masiva de ciudadanos ucranianos hacia países vecinos para evitar caer bajo el fuego cruzado.

Ucrania abre seis corredores humanitarios tras acordar un alto el fuego con Rusia
Refugiados ucranianos en la estación de tren de Warszawa Wschodnia en Varsovia.EFE

Ucrania ha abierto este miércoles seis corredores humanitarios para la evacuación de civiles tras conseguir un alto el fuego en esas zonas con el Gobierno ruso, según informó hoy en su cuenta de Telegram Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra y ministra para la Reintegración de los Territorios Ocupados Temporalmente de Ucrania.

Los corredores estarán operativos entre las 09:00 horas (07:00 GMT) y las 21:00 horas (19:00 GMT), explicó la funcionaria ucraniana, informa la agencia local Ukrinform.

“A las 6:30 de la mañana (hora local) recibimos un mensaje de la Federación Rusa sobre la aprobación de nuestras rutas propuestas anteriormente”, dijo la funcionaria antes de enumerar y detallar esos corredores.

También dijo que había informado al Comité Internacional de la Cruz Roja sobre la apertura de esos espacios seguros y señaló que “los militares deben cesar el fuego” durante las horas acordadas en esas zonas.

La áreas en las que deben detenerse los ataques son entre Energodar y Zaporiyia; Sumy, en dirección a la ciudad de Poltava; Mariúpol y Zaporiye; Volnovaja con Pokrovsk; y entre Pasas y Lozova (en la región de Kharkiv).

El sexto corredor afectaría a la región de Kiev e incluye un recorrido que alcanza Vorzel, Bucha, Borodyanka, Gostomel e Irpin, además de Stoyanka y Belgorodka.

“Hago un llamamiento a la Federación Rusa: ha hecho un compromiso público formal de cese el fuego a partir de las 9:00 a.m. del 9 de marzo de 2022”, explicó la ministra ucraniana.

“Hemos tenido una experiencia negativa porque a pesar de nuestros compromisos no funcionaron”, añadió al referirse a los incumplimientos de estos acuerdos por parte de los rusos denunciados por Ucrania en la zona de Mariúpol.

Advirtió que espera que hoy se cumpla la promesa de la Federación Rusa y que las personas puedan abandonar los lugares donde ahora se esconden “del granizo y los devastadores incendios que han provocado los ataques”.

También se refirió, según Ukrinform, a la ciudad de Vorzel, donde hay un orfanato con 55 niños y el personal cuidador. “Esta es una operación especial que se llevará a cabo para evacuar este orfanato. Hemos pedido a las Fuerzas Armadas rusas que cumplan con sus compromisos y cesen el fuego” para poder hacerlo, reiteró.

Ucrania ha denunciado reiteradamente la poca efectividad de estos corredores por los incumplimientos de la parte rusa, que no deja de efectuar ataques en las zonas afectadas.

Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania, más de 2 millones de ciudadanos, según cifras de la ONU, han abandonado el país, la mayoría a naciones vecinas como Polonia, Moldavia o Rumanía.

Éxodo

Más de 2,15 millones de ucranianos han huido ya de la invasión rusa a su país, principalmente hacia Polonia y Hungría, país donde se registran algunos problemas de entrada, mientras se han abierto corredores para facilitar la evacuación de ciudades bajo ataque.

“Llegan en estado de shock y muy impactados por la violencia y las largas jornadas que les ha llevado alcanzar un lugar seguro”, señaló hoy en un comunicado el jefe del alto comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, quien visitó recientemente Polonia, Rumanía y Moldavia.

El ataque ruso a Ucrania ha provocado en solo dos semanas un éxodo que se acerca ya al provocado en la década de 1990 por las diferentes guerras que desmembraron la antigua Yugoslavia, con unos 2,4 millones de desplazados.

Familias divididas

“Trágicamente, si la guerra no se detiene, muchas más familias se verán cruelmente divididas”, indicó el responsable de ACNUR, organismo que ya al inicio del conflicto calculó que hasta 4 millones de ucranianos podrían huir a otros países, a lo que se añadiría un alto número de desplazados internos.

Polonia es el país que más refugiados ucranianos ha acogido desde que empezó la invasión rusa el pasado 24 de febrero, con 1,3 millón de personas, según los últimos datos de Acnur.

Solo en las últimas 24 horas han llegado 126.000, señaló hoy la Policía de fronteras polacas.

El 93% de los refugiados es ucraniano, principalmente mujeres y niños, el 1% polaco y el 6% restante tenía otras nacionalidades, precisó la fuente.

A medida que los dispositivos de acogida a los refugiados en Polonia empiezan a saturarse, el presidente de la Fundación polaca de Ayuda para los Refugiados de Ucrania, Piotr Bystrianin, declaró este miércoles que el país debe prepararse “para un maratón, no un esprint”.

Hungría, un país de paso

En Hungría, el ritmo de llegada de refugiados ha bajado desde días pasados y en las últimas 24 horas unas 12.000 personas cruzaron los cinco puntos fronterizos entre los dos países.

Una gran parte continúa hacia Budapest, donde las estaciones de trenes de Keleti (del este) y Nyugati (del oeste) recibieron ayer unas 4.300 personas, de los que unos 1.300 eran menores de edad, informó la policía capitalina.

Varias oenegés han informado en los últimos días que más del 95% de los refugiados que llegan a Hungría continúa su viaje hacia otros países donde hay comunidades ucranianas, como Polonia, Alemania o la República Checa.

Mientras, en las cercanías de los cruces de fronteras y en las estaciones de trenes los civiles y voluntarios organizan la atención y asistencia de los refugiados.

Atasco en Rumanía

La mayoría de los refugiados ucranianos que llegan a Hungría ha pasado previamente por Rumanía. En la frontera entre los dos países se están produciendo atascos debido a los controles exhaustivos por parte de las autoridades húngaras, informaron hoy medios de los dos países.

El canal de noticias rumano Digi24 informó de colas kilométricas de coches en el lado rumano de la frontera.

El ministro rumano de Exteriores, Bogdan Aurescu, pidió al Gobierno húngaro que despliegue más efectivos a las fronteras para agilizar los controles, si bien por el momento Hungría no está impidiendo la entrada de refugiados, aunque el acceso va muy lento.

Eso se debe, en parte, a que muchos ucranianos, sobre todo menores, no disponen de pasaportes con datos biométricos, lo que exige, según Hungría, un control más estricto.

A diferencia de Hungría, Rumanía no forma parte del espacio Schengen, de libre circulación dentro de la Unión Europea.

Escolarización en República Checa

Mientras, unos 100.000 ucranianos han llegado ya a la República Checa, un país cuyo gobierno ha estimado podría enfrentarse a un éxodo de hasta 500.000 personas.

En el país centroeuropeo hay una numerosa comunidad ucraniana que antes de la invasión rusa totalizaba unas 160.000 personas con permiso de residencia.

El elevado número de menores que llega ha obligado a involucrar a toda la red escolar del país, a la que ya se han incorporado miles de niños y donde los profesores han recibido instrucciones para acomodar a los nuevos alumnos.

Por la frontera de la vecina Eslovaquia han entrado desde el inicio del conflicto armado, hace ahora dos semanas, unas 153.300 personas, informó hoy a EFE la portavoz policial Denisa Bárdyová.

Solo en las últimas 24 horas lo han hecho 12.613, en un flujo constante.

En algunos casos, estos refugiados tienen que esperar seis horas por los trámites administrativos en la parte ucraniana.

Por estos cruces fronterizos entran muchas personas a pie, sobre todo madres con niños y nacionales de terceros países.

“Todos dicen que temen por su vida debido a la situación en Ucrania", declaró Bárdyová.