28 de Nov de 2022

Mundo

El príncipe Andrés rinde tributo a Isabel como su "mamá" y madre de la nación

El pasado enero, la reina le despojó de todos sus puestos militares honorarios, entre ellos el de coronel de las Guardias Granaderas y tuvo que renunciar

El príncipe Andrés acompaña la procesión del ataúd de la difunta reina Isabel II el pasado día 12 en Edimburgo
El príncipe Andrés acompaña la procesión del ataúd de la difunta reina Isabel II el pasado día 12 en EdimburgoEFE

El príncipe Andrés, hijo de la difunta Isabel II, rindió tributo este domingo a la soberana en un mensaje en que el que recordó que para él era "tres en una": "Mamá, madre de la nación y Su Majestad".

En su comunicado, el duque de York, de quien se dice que era el favorito de la reina, afirma que echará de menos las "opiniones, el consejo y el humor" de su madre.

"Su Majestad, ha sido un honor y un privilegio servirte. Madre -de la nación-, tu devoción y servicio personal a nuestra nación es única y singular; tu pueblo muestra su amor y respeto de muchas formas diferentes y sé que estás buscando cómo honrar ese respeto", señala Andrés.

"Mami, atesoraré siempre tu amor por un hijo, tu compasión, tu cuidado y tu confianza. Tu conocimiento y sabiduría me han parecido infinitas, sin límites ni contención", agrega.

Para el tercero de los cuatro hijos de Isabel II y el duque de Edimburgo, "según se cierra el libro de nuestras experiencias, se abre otro", aunque promete llevarle "siempre cerca de mi corazón".

"Me adentraré contento en el futuro contigo como mi guía", añade, antes de acabar con un "Dios salve al rey", su hermano mayor, Carlos III.

Andrés tuvo que abandonar sus actividades públicas como miembro de la realeza tras haberse visto involucrado en el escándalo de abuso sexual de menores del fallecido pederasta norteamericano Jeffrey Epstein y tras llegar a un acuerdo extrajudicial con Virginia Giuffre, que le acusó de haber abusado de ella cuando era menor de edad.

El pasado enero, la reina le despojó de todos sus puestos militares honorarios, entre ellos el de coronel de las Guardias Granaderas y tuvo que renunciar, además, a su título de Alteza Real.