Temas Especiales

24 de May de 2020

Nacional

Se fortalece la pesca artesanal

COCLÉ. La provincia de Coclé ha sido bendecida por contar no solo con una gran cantidad de playas de arena blanca, sino también porque e...

COCLÉ. La provincia de Coclé ha sido bendecida por contar no solo con una gran cantidad de playas de arena blanca, sino también porque en sus costas se encuentra una numerosa población de especies marinas, con las cuales los pescadores artesanales han logrado llevar el sustento a sus hogares y convertir este oficio en una empresa comercial bien remunerada.

La pesca no es tan fácil como parece, pues los artesanos deben salir desde las dos de la madrugada a colocar sus trasmallos en alta mar o en las áreas costeras para lograr en unas 8 ó 10 horas una buena pesca.

Los pescadores en Coclé por años han desarrollado esta actividad, sin mayores problemas, pero debido al desarrollo del turismo se han visto afectados, porque algunas playas han sido transformadas en sitios de turismo y eso ha disminuido la pesca.

En Coclé, las áreas donde se mantiene esta práctica son: Boca Nueva, Los Azules, Puerto El Gago, parte de Río Hato como Farallón, Santa Clara, La Pacora y San Carlos.

Uno de los mayores problemas de los artesanos es la pesca industrial. En reiteradas ocasiones han señalado que merma su actividad, toda vez que arrastran todo tipo de peces. Cuando los artesanos pescan no encuentran nada y temen que las especies desaparezcan, porque practican la actividad muy cerca de la costas.

Lo mismo ha ocurrido con los manglares, muchos de los cuales ya no existen, y es el lugar donde las especies marinas se reproducen y alimentan.

Otro factor está afectando a las especies son las fumigaciones que hacen a los cultivos de arroz cercanos a las costas de Antón, como Boca Nueva y El Guineo.

La Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) ha promovido la formación de asociaciones para que los pescadores puedan recibir el apoyo de la misión Taiwán, con la que han logrado obtener botes, trasmallos y hasta apoyo económico para la construcción de estructuras, como es el caso de la Asociación de Pescadores de Río Hato, en donde hicieron un edificio para el trabajo que realizan.

Romel Quirós, director regional de la ARAP en Coclé, trabaja en la organización de estas asociaciones de pesca. “Se ha entregado personería jurídica a tres de ellas”.

En Aguadulce también se ha incrementado la pesca de cuerda, con la que se garantiza una mejor protección a la fauna marina y repoblación de muchos peces que están en peligro de extinción.

Jaime Torrero, presidente de la Asociación de Pescadores de Río Hato, dijo que necesitan que las autoridades fortalezcan la actividad, porque de ella dependen muchas personas. En la Boca de Río Hato, casi no pueden pescar porque el área se ha llenado de residencias y hoteles cercanos que les impide cruzar libremente, por lo que se ha optado por asistir a otras áreas o viajar hacia San Carlos, donde la pesca es buena.