Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Nacional

Armas en Panamá

PANAMÁ. Ante la exigencia de seguridad, por parte de la sociedad en general, la posesión de un arma de fuego podría ser la salida para ...

PANAMÁ. Ante la exigencia de seguridad, por parte de la sociedad en general, la posesión de un arma de fuego podría ser la salida para que un individuo se dote de su propia defensa. Sin embargo, esta acción es parte de otro problema de alcances mayores. En la actualidad los mismos organismos encargados de vigilancia desconocen qué cantidad de armas están en manos de los delincuentes, quienes no las portan precisamente para custodiar a los ciudadanos.

En un foro denominado “Política de Seguridad Pública del Gobierno Nacional” el ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado Diamante reconoció la existencia de aproximadamente 140 mil armas en poder de los civiles en el territorio panameño. De estas 140 mil, algunas han perdido su vigencia como legales.

Vicente Archibold, miembro del Servicio Paz y Justicia de Panamá (SERJAP) ha seguido de cerca los estudios en esta materia y sustenta que de haber 140 mil armas legales “es posible que las armas ilegales igualen o superen la cifra”, lo que explica porqué la inseguridad aumenta en las calles.

Al hacer una interrelación entre la cantidad total de armas legales con las 986 que fueron destruidas por la Policía el año pasado por ser confiscadas en manos de antisociales, esta representó apenas el 0.1% del total del armamento que sigue dentro de Panamá.

Lo peor es que los gatillos son controlados por menores de edad que se integran a lsa denominadas bandas, en los barrios marginales de Curundú, Santa Ana, El Chorrillo, San Felipe y Calidonia, San Miguelito, Chilibre, Las Cumbres y Colón, principalmente.

En el 2007 la antigua Policía Técnica de Justicia (PTJ) estimó en 55 mil las armas ilegales.

Realidad

Una arma ilegal no lo fue siempre, sino que se convierten cuando son robadas, explica Archibold: algunas pierden la actualización de su registro porque sus dueños se olvidan de hacer el trámite; algunas sencillamente se les pierden; otro grupo es de las que aún siendo legales se utilizan para fines negativos. Además algunos pandilleros las obtienen por medio de policías corruptos, se las roban a los agentes de seguridad o los líderes de bandas se las dan a los pandilleros, de allí que las más comunes sean los revólveres calibre 38 y la pistola 9 milímetros.

la ruta de la pólvora

Los posibles proveedores del contrabando de armas son grupos rebeldes de Centroamérica a Colombia. El contrabando se da también por empresarios panameños y extranjeros.

Las armas entran por grupos criminales organizados como los traficantes de drogas colombianos y mexicanos.

Saber si un arma es un bien, es una afirmación contradictoria, pero lo evidente es que mientras más armas entren al país, el negocio es factible, sólo hay que echar un vistazo a los precios. Con una arma de 39 milímetros, lo mercaderes del negocio ilícito reciben 300 dólares como mínimo y hasta 800 mil dólares si se trata de una sotisficada.

Acciones

El ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado Diamante tambien dijo que se están desarrollando estrategias para evitar la creciente venta de armas en el país, que por lo general son importadas.

“Estamos fortaleciendo la institucionalidad del Servicio Aeronaval y vigilancia fronteriza”, señaló Diamante.