Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Nacional

Indígenas son la presa del hambre

PANAMÁ. El hambre es la consecuencia directa de la pobreza. Y esa es la realidad de la población indígena que se encuentra sumergida e...

PANAMÁ. El hambre es la consecuencia directa de la pobreza. Y esa es la realidad de la población indígena que se encuentra sumergida en un 98. 5% de pobreza, y de este el 89. 7% en pobreza extrema, según un estudio de Niveles de Vida realizado por el Ministerio de Economía y Finanzas en el año 2003.

La cifra alarma, aunque expertos aseguran que esperan mejorar los resultados de 2008. Mientras eso ocurre, la situación en las comunidades indígenas prevalece el círculo vicioso de la desnutrición que se distribuye entre los 122 mil 423 ngöbes que habitan en mil 978 poblados de la comarca en Veraguas, Chiriquí y Bocas del Toro.

Crisis alimentaria

A esta crítica situación se le suma la crisis alimentaria que afecta a un 37% de la población en general y por si fuera poco a los indígenas les es difícil producir abundante alimento en sus propias tierras.

Una comparación entre la producción de alimentos entre indígenas, la nacional y la óptima (en la que se utilizan tecnología y semillas mejoradas) demuestra qué tan bajo es el rendimiento de uno y otro. (Ver cuadro).

Cadena

Estadísticas del censo de talla del Ministerio de Educación y Ministerio de Salud concluyó que 7 de cada 10 niño ngöbe que ingresa a primer grado sufre desnutrición crónica. Un mal que si no se corrige en los tres primeros años afectan al individuo por el resto de su vida.