Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Caso DDD abre nuevas polémicas

PANAMÁ. El caso Andrés García, parece representar mucho más que una aparente dificultad para el ministro de Gobierno, Daniel Delgado Di...

PANAMÁ. El caso Andrés García, parece representar mucho más que una aparente dificultad para el ministro de Gobierno, Daniel Delgado Diamante.

La reconstrucción del caso es sin duda, una puerta a develar la vida real de aquel entonces en el país.

Tanto es así, que el general (r) Rubén Darío Paredes ha reconocido —como un ex jefe máximo de la institución castrense—, que el caso nunca fue enviado a los tribunales.

El mea culpa de Paredes, llega justo cuando la investigación parece estancada en el Ministerio Público hasta que se defina si hubo o no un proceso judicial al respecto.

Pero, para un antiguo subalterno de Paredes, el coronel Roberto Díaz Herrera, las declaraciones de su ex comandante tienen una motivación política. “Ahora que lleva como un año en oposición a Martín Torrijos, no sé realmente si creerle todo, sea a favor o en contra”, dijo Díaz Herrera en una entrevista concedida a La Estrella.

Paredes ante la reacción del coronel, prefirió no entrar en una polémica directa, “él en mi concepto se ha desprestigiado y yo no voy a contestarle”, aclaró el general (r).

Pero Paredes, asegura que no hay motivaciones políticas en sus declaraciones, “no pertenezco a ningún partido”, señala.

No obstante la diferencia se hace ruda cuando Díaz Herrera, en su reacción apunta una serie de hechos relacionados a los desmanes del régimen militar que Paredes, según él debe conocer con amplitud.

“Paredes está supuesto a saber de aquello más que yo; él era teniente coronel y uno de los cuatro más antiguos al mando. Lo que no sé es si dirá todo y de manera imparcial”, dice Díaz Herrera.

En una especie de desafío el coronel asegura que Paredes debe “decir más, como me atreví yo y él no”, señala en referencia a las jornadas de junio de 1987, cuando el entonces jefe del Estado Mayor, reveló las atrocidades del régimen militar, fraudes electorales, y detalles sobre el asesinato de Hugo Spadafora, dando origen a la llamada crisis que significó los últimos años de la dictadura.

Pero Díaz Herrera, va más allá y asegura que Paredes sabía desde 1983, que Noriega estaba en tratos con los carteles.

“A inicios del 83 me llama y me dice que confirme si Noriega recibía maletas con dinero de los capos colombianos, que entraban por Tocumen y que hombres del G-2, de civil, los escoltaban hasta un banco local”, señala. Paredes supo todo esto, él pudo investigar plenamente, ordenar a su procurador que iniciara un proceso (porque así eran las cosas), pero no se atrevió”.

Así Paredes tiene otra visión de su oficialidad, mientras él fue comandante, “se mostraron capaces e inteligentes”. En cuanto a las operaciones de Noriega, Paredes asegura que “jamás” notó algo irregular.