Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

Asesinados 21 guardias de seguridad

PANAMÁ. Uno de los trabajos de mayor peligro de morir lo están ejerciendo los guardias de seguridad en la República de Panamá.

PANAMÁ. Uno de los trabajos de mayor peligro de morir lo están ejerciendo los guardias de seguridad en la República de Panamá.

Así lo demuestran los 21 agentes de seguridad que han sido asesinados en el 2008 durante el ejercicio de sus funciones a nivel nacional.

La situación ha llegado a los niveles intolerables. Basta de tantos homicidios, sostienen dirigentes de los tres sindicatos que defienden los derechos de estos trabajadores.

Uno de los dueños de agencia de seguridad, que pidió reserva, hizo una radiografía del problema de la seguridad privada en el país.

El empresario reconoció que existen empresas brujas que han dañado esta actividad comercial. “Las empresas serias no tienen este problema. Nosotros cumplimos con las leyes que regulan este negocio”.

Los funcionarios de Ministerio de Gobierno y Justicia realizan regularmente inspecciones oculares, “para determinar si cumplimos con la Ley 2122 de 1991 que regulan esta actividad”.

Las empresas serias, capacitan periódicamente a sus trabajadores y los someten a pruebas sicológicas para conocer si están en capacidad de manipular un arma de fuego, indicó el empresario.

Por su parte, el secretario de organización del Sindicato Industrial de Seguridad, Iván Grajales denunció que una gran cantidad de empresas no cumplen con las normas laborales y de seguridad.

A los guardias de seguridad no se les paga ni siquiera el salario mínimo, se les obliga a trabajar, hasta con pistolas de juguete. Muchos de ellos no son capacitados y se les obliga a trabajar en áreas donde ocurren muchos robos a mano armada, lo que representa un riesgo.

Grajales explicó que hay 234 empresas que operan a nivel nacional, pero sólo 88 están registradas en el Ministerio de Gobierno y Justicia, lo que indica que 146 están operando de manera ilegal.

El dirigente sindical destacó que el gobierno no tiene control sobre las empresas, porque siguen evadiendo impuestos, no pagan las liquidaciones a los trabajadores y no reportan los pagos de las cuotas a la Caja de Seguro Social (CSS).