Temas Especiales

24 de Jul de 2021

Nacional

Sicarios en motos invaden Panamá

PANAMÁ. La modalidad del “sicariato” mantiene desconcertadas a las autoridades policiales panameñas, quienes no han podido contener la ...

PANAMÁ. La modalidad del “sicariato” mantiene desconcertadas a las autoridades policiales panameñas, quienes no han podido contener la ola de ejecuciones. Existen fuertes sospechas de que estos crímenes a sueldo están siendo cometidos por sicarios colombianos.

‘VENDETTAS’ ENTRE NARCOS

Los fiscales del Ministerio Público mantienen la tesis de que los casos más trascendentales ocurridos durante las últimas semanas en territorio panameño, son producto de las vendettas entre bandas de narcotraficantes colombianos y mexicanos, para controlar el trasiego de drogas a través de Panamá.

La modalidad de sicarios en motocicletas tuvo su origen en la década de los 70 en Colombia. Posteriormente, estos delincuentes invadieron otros países como: España, México, Perú, Estados Unidos y Panamá, donde han provocado el terror entre sus habitantes.

El primer caso reportado en Panamá ocurrió en 2003, cuando un sujeto vestido de payaso a bordo de una moto, asesinó a tiros a un hombre en la planta baja de un edificio, ubicado en vía Brasil. Desde esa fecha estos casos han ido en aumento.

OLA DE ASESINATOS

Según informes de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) en los primeros 35 días de 2009, se han registrado al menos nueve ejecuciones en las ciudades de Panamá y Colón. Tres de estos casos fueron cometidos por sicarios en motos, pero no se ha podido establecer las nacionalidades de estos asesinos a sueldo.

EJECUTAN A COLOMBIANO

El caso más reciente ocurrió a las 7:30 de la noche del pasado lunes, cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta, de color rojo, abrieron fuego contra el colombiano Oscar Dino Divado Cardoze, de 38 años de edad, frente a la entrada del edificio Bayside, ubicado en la calle Malecón en el sector de Costa del Este, Parque Lefevre. Algunos testigos afirman que Divado fue interceptado cuando intentaba subir a su auto, marca Toyota Yaris, con placa 488132.

Los victimarios tenían media hora de estar esperando a su “presa”. Divado presentaba impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.

Recibió tres en el codo, uno en la axila, antebrazo y costado izquierdo. El vehículo presentaba cuatro orificios de armas de fuego.