Temas Especiales

21 de Ene de 2022

Nacional

‘Dulio Arrocha no cobró’, Mitchell

PANAMÁ. “No les hemos pagado. Ni les vamos a pagar”, dijo visiblemente molesto el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Ha...

PANAMÁ. “No les hemos pagado. Ni les vamos a pagar”, dijo visiblemente molesto el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Harley Mitchell al referirse a una equiparación salarial de 50 meses, para los magistrados de los tribunales superiores de justicia, pero que no incluyó a los ex magistrados, Andrés Almendral y Dulio Arrocha, quienes fueron destituidos por falta a la ética y actos de corrupción.

Mitchell reiteró categóricamente que a Almendral y Arrocha no se les incluyó en la lista de pagos.

Almendral era magistrado del Segundo Tribunal Superior de Justicia y fue destituido por el pleno de la CSJ en el 2006, luego que el entonces fiscal de Drogas, Patricio Candanedo, lo acusó de liberar de manera irregular a 28 personas vinculadas a redes del narcotráfico internacional.

El ex magistrado Arrocha —del IV Circuito Judicial en Los Santos— fue destituido por el pleno de la CSJ el 16 de mayo de 2005, tras ser acusado de valerse de su cargo para solicitar dinero a una de las partes dentro del proceso.

Además enfrenta un proceso penal por haber falsificado su diploma de abogado, por lo que su nombramiento fue ilegal.

“Ellos pueden reclamar si consideran que tienen derecho a recibir estos ajustes”, indicó.

Pero yo me pregunto ¿él (Arrocha) va a devolverle al Estado el dinero que cobró por muchos años, porque su nombramiento fue un fraude?, expresó Mitchell.

El funcionario explicó que hace más de dos años, cuando el pleno de la CSJ decidió aprobar estos pagos ambos ex magistrados se les incluyó en esa lista, porque no tenían procesos. El problema se remonta a 1995, cuando el ex presidente Ernesto Pérez Balladares aumentó el salario a su Gabinete.

También se le hará ajuste salarial a más de 200 funcionarios que tenían más de 20 años de no recibirlo.

La Ley 20 de enero de 1967 establece que los magistrados de tribunales superiores tendrán el mismo salario y prerrogativas iguales que los viceministros de Estado.