Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Nacional

Crisis económica ahoga a pescadores

CHIRIQUÍ. Los pescadores artesanales del Distrito de Barú están muy preocupados ante la falta de equipo necesario con que cuentan para ...

CHIRIQUÍ. Los pescadores artesanales del Distrito de Barú están muy preocupados ante la falta de equipo necesario con que cuentan para agilizar su actividad.

En la actualidad el 90% del total de los pescadores utilizan todavía las mismas embarcaciones que usaban hace más de 20 años.

Tal es el caso de Idelfonso Araúz, este humilde pescador manifestó que en la actualidad no cuenta con el dinero necesario para comprar una embarcación nueva o mejores trasmallos los cuales son muy costosos.

Es por ello, que siempre utiliza el mismo barco desde hace 23 años.

Al realizar un recorrido por las costas de este sector, claramente se pueden observar barcos pequeños de madera totalmente deteriorados y que no cuentan con las condiciones requeridas para garantizarle la seguridad requerida a los pescadores para que puedan enfrentar cualquier situación difícil dentro del mar.

Ante la problemática, muchos han decidido abandonar la actividad.

UNA TITÁNICA FAENA

Definitivamente la situación que enfrentan los pescadores con el paso de los años se torna aún mas difícil ya que muchos coinciden en que la actividad pesquera más que ganancias les genera pérdidas.

Según los entrevistados muchas veces se invierten hasta más de 300 dólares en un viaje, donde demoran de 4 a 6 días, para traer sólo unas cuantas libras de pescado, y al venderlos sólo se ganan 25 a 30 dólares.

Y es en este punto donde los pescadores se sienten desprotegidos, porque ahora tienen que adentrarse al mar, más que antes, poniendo en peligro sus vidas por los fuertes oleajes, los cuales se acentúan con la llegada de la temporada de invierno.

Además corren el riesgo de que los trasmallos se puedan dañar fácilmente.

UNA ECONOMÍA EN BAJADA

Tratar de describir la realidad socio-económica actual del Distrito de Barú, no es nada difícil. Una comunidad netamente pesquera donde existen más de 900 personas que se dedican a la pesca artesanal, y donde solamente en el corregimiento de Puerto Armuelles encontramos a la mayoría de la población quienes por décadas han heredado este legado de sus antepasados, convirtiéndose la pesca en su principal medio de subsitencia. Hoy se enfrentan ante un futuro incierto y la esperanza de mejores días para sus hijos de desvanecen.