Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Nacional

12 años de prisión para menores

PANAMÁ. A la pena máxima de 12 años de prisión fueron condenados ayer dos de los tres menores que asesinaron al reportero gráfico del d...

PANAMÁ. A la pena máxima de 12 años de prisión fueron condenados ayer dos de los tres menores que asesinaron al reportero gráfico del diario El Siglo , Eliécer Santamaría, el pasado 8 de abril de 2008, mientras se disponía a cubrir una balacera en el sector de La Porqueriza, en Pueblo Nuevo.

Tras un año, dos meses y 26 días de espera de los familiares para que se hiciera justicia y luego de seis posposiciones de las indagatorias, el juez Armando Zambrano Padilla del Juzgado Segundo de Adolescentes los condenó por homicidio doloso, informó el abogado de la familia Rubén Castrejo.

El tercer menor que estaba prófugo hasta el 23 de mayo, fecha en que fue capturado por la Policía Nacional, seguirá con el proceso calificatorio, en donde se espera que también sea llamado a juicio y condenado.

Durante las seis suspensiones de las indagatorias, en una de ellas los abogados defensores de oficio de los adolescentes, pidieron la nulidad del proceso en la audiencia calificatoria que se realizó el 20 de noviembre de 2008.

La nulidad la pidieron porque a uno se le indagó cuando rendía una declaración jurada y porque el otro estuvo detenido por más de 24 horas sin formularle cargos, lo cual es ilegal, pero al interponer el abogado Castrejo un recurso, el Tribunal Superior de Menores y Adolescencia suspendió esta decisión, por lo que se siguió el proceso.

Los familiares de Santamaría expresaron ayer su satisfacción porque al fin se hacía justicia por la muerte de su padre.

La máxima pena para los adolescentes era de 5 a 7 años, pero con la nueva ley de adolescentes se aumentó de 7 a 12 años de cárcel.

Santa María, quien tenía 50 años de edad, fue asesinado de tres puñaladas, cerca de la Calle 11, Río Abajo, cuando varias personas abordaron su taxi denominado Z-15 y le pidieron que los llevara a Altos del Río, donde le dieron muerte para robarle su equipo fotográfico. En este caso hay dos adultos y tres menores sindicados.