Temas Especiales

27 de Jun de 2022

Nacional

Democracia: un logro que hay que celebrar

PANAMÁ. Rodolfo Mariani es uno de los consultores que trabajó en “El Informe de la Democracia en América Latina”, publicado por el Prog...

PANAMÁ. Rodolfo Mariani es uno de los consultores que trabajó en “El Informe de la Democracia en América Latina”, publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el 2004 y que sacó una radiografía las democracias de 18 países de la región latinoamericana. Este documento fue considerado como “singular y osado”.

Transcurridos cinco años, Mariani señala que “me parece interesante repasar qué ha pasado luego del informe hasta nuestros días, qué ha ocurrido con algunas cosas que ahí se señalaban”.

En aquel momento, el mensaje era que la región había logrado evolucionar hacia la institucionalidad. “Podríamos decir que en la región teníamos democracia y las autoridades políticas eran elegidas por medio del voto”, comparte.

El consultor califica las elecciones en estos países como razonablemente limpias, competitivas y claramente decisorias, es decir, lo que arrojaba el resultado eleccionario determinaba cuáles eran los estamentos del gobierno. Además, existía una serie de libertades contextuales en esas naciones.

Sin embargo, este ejercicio electoral causaba preocupación en una decena de colaboradores, colegas de Mariani. Una de éstas era que si con las elecciones de las autoridades bastaba para vivir en democracia, y que si ésta había llegado para quedarse.

Otra preocupación se refería a que si el cambio hacia la democracia logrado en los países de la región después de grandes luchas internas, se mantendría o se echaría para atrás.

DEMOCRACIAS SUSTENTABLES

Para que una democracia sea sustentable, aclara Mariani, se requiere de ciudadanos pendientes del resultado del trabajo de las autoridades. “No podemos hablar de una democracia cuando no tenemos elecciones. Pero además de las elecciones hay otros derechos civiles, sociales, ecológicos, culturales que hacen el estatuto de ciudadanía en su conjunto, y que se invocan mutuamente para hacer el ejercicio de la democracia”.

Mariani recuerda que las democracias en América Latina son bastante jóvenes, salvo en algunos países con una democracia más vieja, pero igualmente con sus propias complicaciones y sus propios conflictos internos. “Lo que se verificó en ese informe fue que más allá de los matices nacionales de cada país, vimos algunas continuidades, algunos trazos gruesos que describían el conjunto de la región”.

Esos trazos son las violaciones a los derechos humanos y otras formas de cercenamiento de la ciudadanía civil en el campo de la ciudadanía social, cultural, económica. Estas asignaturas estaban pendientes en todos los países, en mayor o menor grado. Y eso causaba un alto nivel de frustación en la población de esos países.

UN PASO MÁS

El politólogo piensa que si se quiere avanzar más allá de lo conquistado se tiene que dar un paso hacia una democracia más plena, más integral, más ciudadana. Habían países con mejores indicadores en algunas asignaturas, pero quedaban peores en otras. Encontramos preocupaciones sobre temas de derechos carcelarios, sobre los índices de asesinatos dolosos.. estos claroscuros los encontramos en todos los países.

Finalmente, dice que aunque el apoyo a las democracias no ha caído, quedan pendientes de solución temas como la pobreza, la desigualdad, la exclusión y el desempleo. Lo anterior tiene que formar parte, recomienda, de una nueva etapa en la vida democrática de estos países que han confiado en este modelo de vida.