Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Nacional

Los 35 segundos del terror

PANAMÁ. Era la 1:49 de la madrugada cuando un fuerte rugido que parecía salir del fondo del suelo mandó la alerta de un suceso inespera...

PANAMÁ. Era la 1:49 de la madrugada cuando un fuerte rugido que parecía salir del fondo del suelo mandó la alerta de un suceso inesperado.

La tierra empezó a sacudirse violentamente en la ciudad de Panamá, la provincia de Colón, la provincia de Coclé y hasta la Comarca Kuna Yala.

Una hora después, el director del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), Arturo Alvarado comunicó a través de la emisora RPC que el terremoto fue de 6 grados de magnitud y duró al menos 35 segundos.

Inmediatamente, se activó el Centro de Emergencias en la sede de Sinaproc en la antigua base militar en Howard y para las 4:00 a.m. se comenzó a conocer los efectos.

En la comunidad de Río Alejandro de Puerto Pilón en Colón, Ana Isela Alarcón dio gracias a Dios de “que se volaron los techos y no la vida de mis hijas”.

En el cuarto que alquila en una casa de ese sector, el techo se desprendió y cayó justo al lado de la cama donde dormían, ahora ella, sus dos hijas y sus cinco nietos quedaron a la intemperie.

Otras siete familias que viven en la misma comunidad, también quedaron en iguales condiciones.

Mientras que los pobladores de la Costa Arriba de Colón estaban atemorizados, por los fuertes oleajes que se dieron y que en algunos casos, provocaron la caída de parte del tendido eléctrico.

En la ciudad de Panamá, la historia no fue distinta.

En el apartamento más alto del edificio 30 que tiene cinco niveles en Villa Lorena, Río Abajo, Agustín Araúz, su esposa y su hija de dos años dormían cuando de pronto el edificio empezó a moverse de un lado para otro.

“Primero fue una sacudida leve, pero después fue más fuerte y yo dije, esto va para abajo”, expresó Araúz, de unos 30 años.

Por los lados del corregimiento de San Franciso, el fenómeno hizo estragos en las calles, que quedaron obstruidas por postes de electricidad y árboles.

Aunque el hecho no tuvo consecuencias trágicas, el propio director del Sinaproc, reconoció que hace falta orientación sobre las formas de actuar en estos casos. Alvarado denunció que durante los últimos cinco años dejaron de dictarse los programas de seguridad sobre fenómenos naturales en las escuelas y aseguró que éstos se retomarán.

Según datos del Instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá, el 1 de junio de este año, hubo un sismo de 4.4 grados en la provincia de Bocas del Toro y otro de 4.6 grados en la Península de Azuero, pero éstos pasaron desapercibidos entre la población.