Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Nacional

Boquete podría vender agua a David

CHIRIQUÍ. La propuesta del alcalde de Boquete, Manolo Ruiz, de venderle agua al distrito de David, es bien vista por ambientalistas de ...

CHIRIQUÍ. La propuesta del alcalde de Boquete, Manolo Ruiz, de venderle agua al distrito de David, es bien vista por ambientalistas de la provincia de Chiriquí.

Ezequiel Miranda, presidente de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, dice que más que una venta de agua, es el pago por un servicio ambiental.

Indica que el hecho que hoy se vea Boquete como una fuente para el suministro de agua potable para los distritos vecinos, justifica una vez más la oposición que han tenido los ambientalistas a que se entreguen concesiones para desarrollar proyectos hidroeléctricos en este punto de la provincia.

El respaldo de los ambientalistas está condicionado a que se tomen en cuenta algunas de sus recomendaciones. En ese sentido señalan que se tiene que garantizar que parte de los recursos que se generen por el “pago del servicio ambiental, se destine para la proteger la cuenca hidrográfica, y así garantizar que la misma no colapse.

Por su parte, Ruiz reconoce que tendrá buscar el aval de la mayoría de los 23 mil habitantes del distrito de Boquete y no descarta que surjan movimientos que se opongan a la iniciativa. Para mí es un proyecto noble y que beneficiará a los davideños, acotó.

Sostiene que este es un plan a corto plazo, por lo que esta dispuesto a imprimirle la velocidad que sea necesaria, agrega que ya les está enviando nota al alcalde de David, Francisco Vigil y a las autoridades del Instituto de Acueducto y Alcantarillados Nacionales, para próximas conversaciones.

Dice que con los recursos que generaría un proyecto como este, las autoridades locales de Boquete atenderían algunos problemas comunitarios como mejoras y construcción de carretera, construcción de una universidad y un centro hospitalario, además de brindarle atención a la cuenca del río Caldera.

El proyecto contempla la construcción de una planta potabilizadora a seis kilómetros aproximadamente de la cabecera del río Caldera.

El costo del proyecto aún no se define, pero el alcalde está consciente que se requerirá del apoyo del gobierno.