Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Nacional

Dos homicidios por día en 2009

PANAMÁ. Hasta el pasado viernes, en Panamá se produjo un homicidio por cada 12 horas, es decir, dos por día.

PANAMÁ. Hasta el pasado viernes, en Panamá se produjo un homicidio por cada 12 horas, es decir, dos por día.

La cifra es alarmante, a juicio del ex director de la Policía Técnica Judicial, Jaime Abad, quien maneja otras estadísticas, también dramáticas.

En el 2007, en Panamá había un homicidio cada 19 horas y el año pasado, uno cada 14 horas. Con aún cuatro meses por transcurrir en el 2009, la violencia, según Abad, está en una peligrosa curva ascendente.

Según los planteamientos de Abab, si las autoridades no ponen un alto a esta escalada de crímenes, para fin de año se podría cerrar con un 30%, una cifra realmente preocupante.

Pero, no solamente los crímenes se han disparado. “Tenemos un problema grave, los índices delincuenciales van en aumento, los crímenes violentos, a mano armada, son una constante en esto. La situación va en incremento”, apuntó.

En ese sentido, el sociólogo Raúl Leis considera que existe “una cultura de inseguridad”, de crisis de valores y que urge plantearse soluciones.

Un proceso, indicó Leis, no sólo de castigo sino de prevención y que arme una coalisión donde participe toda la sociedad, “porque esto también es un problema de familia”.

TESTIGOS

Para Héctor Brands, líder del Movimiento Nueva Generación de El Chorrillo, la situación delictiva ha crecido y se ven cosas que antes no se veían. “Está muriendo gente inocente, ahora el blanco de los asesinatos es la familia de los propios pandilleros”, precisó.

Brands envió un mensaje a las autoridades. “Tienen que enfocarse en los programas preventivos. Pensar que no se puede bajar los índices de violencia y criminalidad es un error porque nadie, ninguno de esos jóvenes nació con una pistola en la mano”.

Por su parte, Herminio Rivera, pastor del Ejército de Paz, de El Chorrillo, señala que de no ponerle un freno a la oleada “en unos años tendremos una situación igual de peligrosa que en los países centroamericanos con las maras, si no se le pone freno a la situación”.