Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Nacional

Las copiosas lágrimas de las lloronas

LOS SANTOS. Una de las más curiosas y originales profesiones desempeñadas por las mujeres del antiguo Egipto era la de plañideras, un of...

LOS SANTOS. Una de las más curiosas y originales profesiones desempeñadas por las mujeres del antiguo Egipto era la de plañideras, un oficio que consistía en participar de los lutos familiares por medio del llanto. De modo que, cuando una persona fallecía, eran ellas las encargadas de dejar constancia pública del dolor de los parientes, para lo cual formaban parte del cortejo funerario. Su presencia demostraba consecuentemente el importante nivel de estatus que habría llegado a alcanzar en vida la persona por la cual sollozaban.

No se sabe cómo esta antigua costumbre llegó a la región de Azuero, procedente de España.

El sociólogo Milciades Pinzón, explica que las plañideras o lloronas en las provincias de Herrera y Los Santos eran mujeres que se contrataban para llorar cuando fallecía alguna persona importante, porque no cualquiera se podía pagar semejante “lujo”.

Cecilia Jurado Moreno, a sus 80 años, señala que pasó su infancia en Las Cruces, en la provincia de Los Santos. Tiene algunos recuerdos de estas mujeres que gritaban con tanto dolor que todo el mundo se contagiaba. Narró que una vez siendo muy pequeña, contempló una de estas escenas.

“Había una señora de Macaracas a la que le pegaba una “farachera” (desmayo) y había que ponerle alcohol y echarle fresco”, matizó.

Comenta que la forma de actuar de cada una de estas mujeres era distinta. “Cada una tenía lo suyo”, comenta.

Explica que algunas de ellas exageraban y se daban golpes en el pecho y hasta se jalaban las greñas (cabellos). El objetivo era darle un tono de intenso dolor al funeral.