Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

Polémica en mercado de mariscos en Vacamonte

ARRAIJÁN. Los vendedores apostados en las instalaciones del mercado de mariscos de Nuevo Arraiján, están preocupados por el posible cier...

ARRAIJÁN. Los vendedores apostados en las instalaciones del mercado de mariscos de Nuevo Arraiján, están preocupados por el posible cierre temporal del establecimiento.

La representante de Nuevo Arraiján, Zulieka de Zurita, se apersonó ayer al lugar para comunicarle a los cinco vendedores de mariscos el cierre temporal del local para proceder a su remodelación.

La medida, según Zurita, estaba señalada para mañana viernes, situación que incomodó a los vendedores, quienes señalan que no es el momento apropiado para cerrar el mercado por tratarse de la época de Cuaresma, donde logran ganar algo de dinero con las ventas que prácticamente los golpea todo el año.

Ante la quejas de los artesanos, la representante intenta darle una respuesta y aplaza el cierre de lugar, sin embargo, fue enfática al señalar que los vendedores tienen morosidad con el municipio, aunado a ello, el Ministerio de Salud ha determinado que el área no reúne las medidas higiénicas necesarias para el expendio de alimentos y que requiere de una pronta solución.

También indicó que con la remodelación se le brindará la oportunidad a los visitantes de encontrar un mercado con una cara aceptable, así como oportunidad de trabajo para unas 65 personas que se capacitan a través del programa de la microempresa.

Según los quejosos, el problema se da por la bendición de los puestos de venta de parte de un sacerdote de la Iglesia Católica y que no fue del agrado de la representante, de quien indican pertenece a una Iglesia Evangélica.

A esta situación, Zúñiga respondió: “Creo en la libertad de culto, pero los puestos sólo son para vender mariscos y hay que respetar los convenios del contrato, y les hemos apoyado porque a pesar de la morosidad se mantienen en sus trabajos”, acotó la representante.

El mercado que funciona desde el año 2001, alberga a unos cinco vendedores de mariscos, de los cuales algunos tienen más de 15 años de ganarse el sustento diario vendiendo productos del mar.

Al ser consultada sobre esta situación, la representante Zuleika Zurita, desmintió tajantemente las aseveraciones de los vendedores y señaló que el asunto se da porque se quiere remodelar.

Durante la visita se detectó falta de aseo, mala disposición de la basura, y el tiempo de su recolección no era el adecuado lo que ocasionaba malos olores, y la falta de carné salud de los vendedores.