05 de Dic de 2022

Nacional

Btesh refuta acusaciones

PANAMÁ. A la defensa legal del empresario Isaac Btesh, le sobran pruebas para demostrar que éste no ha cometido estafa ni se ha asociado...

PANAMÁ. A la defensa legal del empresario Isaac Btesh, le sobran pruebas para demostrar que éste no ha cometido estafa ni se ha asociado ilícitamente para delinquir, como se le acusa en una querella que maneja la Fiscalía Séptima del Primer Circuito Judicial de Panamá.

La querella se centra en el reclamo por el apartamento 25 (Finca 82810 PH), ubicado en el P.H. Bella Mare, Punta Pacífica. Según explicó a Samuel Jiménez, abogado de Btesh, en primera instancia el reclamo se cae por no tener sustento, principalmente por la cronología en que se hicieron las operaciones mercantiles para la compra venta. Una de las pruebas contundentes es el contrato de promesa de compra venta que se realizó el 27 septiembre de 2006. (Ver documento), entre el comprador Bella Mare 25 Invesment Corp. y el vendedor Regent 21 S.A. representado por Isaac Btesh. Los suscriptores y accionistas de Bella Mare 25 eran Alexander Altshoul y Alexander Venture Nogueira.

No obstante, el 8 de octubre de 2008, Regent 21 vendió formalmente a Bella Mare la propiedad, libre de todo gravamen como se acordó en el 2006. David Fridman firmó el contrato únicamente porque así lo autorizaron los dos accionistas, aclaró Jiménez.

Pero el 27 de octubre de 2008 la junta de accionistas de Bella Mare acordó anular los certificados de acciones 0001 y 0002 (de Altshoul y Ventura Nogueira) y autorizó la emisión de nuevas acciones comenzando con la 0003 —ingresada a Registro Público el 28 de octubre—. Esto significa, según Jiménez, que si Yana Franz, Dynamic Invesmet Solution Inc., David Fridman o El Grinshpun (los que reclaman), compraron las acciones a Altshoul y Ventura Nogueira, su relación es con Bella Mare 25 y no con Regent 21, por lo cual “mal puede acusarse a Btesh de estafa”.

Sobre el permiso de ocupación, explicó que la inspección judicial de 2009, no tiene efecto con la expedición del permiso que data de agosto de 2007. Además la norma municipal en esta materia (Acuerdo Municipal 116, Art. 56) enseña que el permiso de ocupación no es sinónimo de habitabilidad inmediata.