27 de Oct de 2021

Nacional

Piden frenar concesión de arena

CHIRIQUÍ. Las concesiones para la extracción de arena en el distrito de Alanje, que se dieron en pasadas administraciones ponen en pelig...

CHIRIQUÍ. Las concesiones para la extracción de arena en el distrito de Alanje, que se dieron en pasadas administraciones ponen en peligro la seguridad de más de 15 mil habitantes en su mayoría de escasos recursos que residen en las cercanías de la cuenca hidrográfica.

Los moradores señalaron que esta es una situación que los amenaza cada vez que empieza la temporada lluviosa porque se derrumban los alrededores del río y que cada vez más se acerca a sus viviendas.

Una de las moradoras dijo preocupada que han movido su vivienda en dos ocasiones y los derrumbes continúan avanzando debido a las extracciones sin que haya un alto a esta práctica de las empresas que se dedican al negocio sin importar los daños que ocasionan al ambiente.

La alcaldesa de Alanje, Melva Aguilar, manifestó que las concesiones que se han dado a empresas para sacar materiales vienen provocando considerables daños al ambiente en el río Chico.

Aguilar dijo que es importante una pronta regulación de esta actividad en donde se le conceden cierta cantidad de áreas para sacar materiales y que además existen requisitos, pero las empresas no cumplen.

El río Chico está devastado completamente en donde comunidades como Alanje cabecera, Guarumal, Orillas del Río y Guarumal en la actualidad existe otra petición para extraer arena afirmó la primera autoridad.

La alcaldesa señaló que en su administración se va a cambiar el pensamiento que existe en donde el alcalde recibe “coimas” para hacer favores y que no va a permitir que ninguna persona se aproveche de esta situación y tratará que el río sea regulado y evitar el mal uso, ya que se vienen produciendo daños e inundaciones a las comunidades aledañas.

En cuanto a los beneficios que genera para el Municipio de Alanje, la alcaldesa afirmó que es muy poco, ya que se cobra 50 centavos por metro cúbico, mientras que estas empresas venden demasiado caro todo el material que le venden a los consumidores en sus locales.

DETALLES

Teresa Pineda, vecina del Río Chico, dijo “cada vez que llueve se derrumban los bordes del río y le hemos hecho el llamado a las autoridades, pero nadie nos escucha”.

Sienten temor, según la familia Pineda, de raza indígena, de que sus casas se las lleve el río, cuando se desborde.

Por su parte los paleros también exigen que las autoridades les permita ganarse el sustento que reciben de la extracción de arena.

Otro sector del distrito de Alanje y Boquerón señaló la preocupación que tienen con la construcción de una hidroeléctrica en relación a los efectos que pueda presentarse al llegar las lluvias.

La alcaldesa de Alanje, dijo que se reunirá en los próximos días con autoridades de ANAM, la Defensoría del Pueblo, y otras autoridades para buscar una solución y posibles acuerdos.

En tanto Carlos Justavino, ex alcalde del distrito de Alanje, señaló que el problema del río y las concesiones vienen desde la época de los militares cuando varios empresarios cuentan con el derecho de extraer material del río y que a través de los años se han presentado algunas situaciones o preocupación de los moradores ante la amenaza constante de las inundaciones en donde tres de las comunidades entre estas sitio Lázaro, Orillas del Río y Guarumal.

Justavino, afirmó que es urgente que tanto las autoridades actuales, como la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), la alcaldía y empresas, trabajen en la debida canalización de la cuenca para evitar problemas de inundaciones y que afecte a los moradores.

Es muy poco el cobro que se le hace a las empresas, ya que en los locales en donde se vende materiales la yarda arena está entre 20 y 25 dólares.

Aunque algunas de estas empresas han contribuido para minimizar los efectos la situacion hay que atenderla.