25 de Oct de 2021

Nacional

Gremios cancelan paro de advertencia

PANAMÁ. La dirigencia de los docentes se hizo eco anoche del llamado de sus bases. Decidieron finalmente suspender el llamado “paro de a...

PANAMÁ. La dirigencia de los docentes se hizo eco anoche del llamado de sus bases. Decidieron finalmente suspender el llamado “paro de advertencia” programado para hoy, aunque se mantienen firme en su posición respecto a la implementación de la transformación curricular.

Trasladan las acciones de presión para el próximo lunes 12, donde convocan a los padres de familia a una “jornada pedagógica”, en la cual expondrán sus puntos de vista sobre los cambios en los planes curriculares. Ese día —se informó— no se recibirán a los estudiantes.

La dirigencia magisterial sostuvo ayer —por más de cuatro horas— una “reunión informativa con las bases” en la Universidad de Panamá. Allí discutieron “el dónde estamos y hacia dónde vamos” en su posición de rechazo a la transformación curricular.

A contrapelo voceros del MEDUCA sostienen que, pese a los esfuerzos, no han recibido de parte de la dirigencia magisterial ninguna propuesta para alcanzar que la educación pública mejore sustancialmente. Lo que sí han recibido son manifestaciones de obstaculizar la transformación curricular a cualquier costo, lo que incluye la pérdida de valiosas horas de clase.

A juicio del dirigente de la Asociación de Maestros Independientes Auténticos, Mario Almanza, no se puede estar cambiando materias de un día para otro y en su lectura el “experimento de Lucy” (los cambios a los actuales planes de estudio) correrán la misma suerte que la Educación Inclusiva propuesta para atender a la población con discapacidad.

Raymundo Hurtado Lay apeló ayer, al buen juicio de las bases docentes y de los padres de familia para minimizar los efectos de una eventual suspensión de las clases.

Los gremios magisteriales tiene en su agenda 20 puntos a discutir con las autoridades educactivas.

En la reunión, Andrés Rodríguez pidió a la ministra Lucy Molinar discutir sentados a la mesa, ampliamente y “sin soberbias” la transformación curricular, y no a través del intercambio de correspondencia.